Lunes, 20 de Noviembre de 2017 Actualizado: 10:48 h.

SIN ACUERDO

El 'sanchista' Blanco rechaza la oferta de Page para integrarse en su candidatura

"No, no y no" es la respuesta que el precandidato a la Secretaría General del PSOE de Castilla-La Mancha, José Luis Blanco, ha dado a la invitación de su rival en el proceso de primarias, Emiliano García-Page, para incorporarse a su proyecto.

TOLEDO.- El precandidato a la Secretaría General del PSOE de Castilla-La Mancha, el 'sanchista' José Luis Blanco, ha rechazado la invitación de su rival en este proceso de primarias, el actual secretario regional y presidente de la Junta de Comunidades, Emiliano García-Page, para integrarse en su proyecto. Un rotundo "no, no y no" que pronunciaba este miércoles, en un acto con un grupo de militantes de la provincia de Guadalajara, tan solo unas horas después de que Page hiciera público el ofrecimiento. 

Una negativa que Blanco argumenta señalando que se trata de "dos modelos diferentes de partido", "el viejo modelo en el que dos o tres personas decidían en torno a una mesa" y el nuevo en el que "las cuestiones importantes las vamos a decidir entre todos". 

Y es que, según el también alcalde de Azuqueca de Henares, ha llegado el momento de que en la militancia socialista dejen de ser "meros pagadores" de las decisiones adoptadas, y pase a ser "lo más importante" en el partido. 

En su opinión, para hablar de una posible integración, "lo primero" tendría que ser pensar no en integrar a José Luis Blanco, "sino a los 14.000 militantes" del PSOE en la región, puesto que ‑asegura‑ él "no va a tomar ninguna decisión por la militancia". Defiende así su "ilusionante" proyecto, con el que los socialistas castellano‑manchegos "nos estamos jugando nuestro futuro". 

Un proyecto que "no es contra nadie, sino a favor del PSOE", insiste Blanco. Un nuevo modelo para que el partido "siga creciendo, para que recuperemos la militancia que hemos ido perdiendo". Y es que si hace unos años los militantes en la región eran 24.000, "algo habrá pasado en nuestro partido" para que ahora no se llegue apenas a los 14.000 afiliados. 

"Tendremos que tomar una decisión para mejorar", insistía, al tiempo que reclamaba "un partido fuerte para tener gobiernos fuertes". 

En este sentido subrayaba el compromiso "cierto e intenso" con la necesidad de fortalecimiento del PSOE, para que a su vez éste pueda "fortalecer a todos los gobiernos", especialmente a los municipales y también a quienes están en la oposición, los cuales actualmente "están desatendidos por el PSOE en Castilla-La Mancha", apuntaba, como también al Gobierno regional. 

A su juicio, "el partido fuerte podrá hacer un gobierno fuerte". De ahí la importancia que José Luis Blanco da a diferenciar entre lo orgánico y lo institucional

Respondía así al planteamiento de García-Page sobre la necesaria relación entre el liderazgo del partido a nivel regional y la candidatura a la Presidencia de la Junta de Comunidades. Una relación entre lo orgánico y lo institucional sobre la que "hay algunas personas que están tratando interesadamente de confundir", puesto que "en la fase que estamos ahora" se trata "única y exclusivamente" de lo orgánico, de elegir al nuevo secretario regional y su Ejecutivo y trasladar las resoluciones del Congreso del próximo mes de octubre. "No estamos en la elección de candidatos a la Presidencia de la Junta", insistía, "no es ese momento". 

Una idea "clara" en su proyecto, y que así debe ser trasladada por los miembros de su candidatura al resto de compañeros de partido. Por ello encomendaba a sus seguidores una tarea: "hablar siempre en positivo de nuestro proyecto", tanto de la provincia de Guadalajara como del resto de la región, para generar entre todos "un proyecto que nos ilusione". Un proyecto "ilusionante, de sedes abiertas" y en el que los jóvenes tengan un papel destacado.