Jueves, 19 de Octubre de 2017 Actualizado: 03:53 h.

Espectáculo bochornoso del PP en las Cortes de Castilla‑La Mancha a costa de Cataluña

Los diputados autonómicos del Partido Popular polemizaron sobre el conflicto catalán para intentar reventar los debates del déficit y la situación del río Tajo. Hasta en dos ocasiones abandonaron el Pleno después de que se les retirara la palabra por no ceñirse al orden del día.

TOLEDO.- Nuevo espectáculo en las Cortes de Castilla-La Mancha y con los dieciséis diputados del Partido Popular como protagonistas, al intentar una vez más reventar el pleno. La excusa ha sido esta vez el conflicto catalán, tratando de introducir su argumentación al respecto en el debate, primero cuando se hablaba sobre cumplimiento de déficit y después al abordar el estado en el que se encuentra el río Tajo. 

Una sesión plenaria tensa, con continuas intervenciones del presidente del Parlamento regional, el socialista Jesús Fernández Vaquero, llamando al orden, y que ha terminado con los ‘populares’ abandonando el salón de plenos cuando se hablaba del 'moribundo' Tajo, del rechazo al Memorándum y del último trasvase encubierto aprobado por el Gobierno de Rajoy. 

Sin embargo, las tiranteces comenzaban ya durante el primer debate general previsto para esta sesión, cuando Fernández Vaquero ha retirado la palabra a la presidenta del Grupo Popular, Ana Guarinos. Tres veces la había llamado al orden por tratar de dirigir el debate hacia la situación que se vive en Cataluña, en lugar de hablar sobre cumplimiento de déficit. 

Una situación a la que se ha llegado, después de que Guarinos haya dado comienzo a su intervención criticando el pacto de Gobierno de García-Page "con independentistas", con "golpistas" ‑en referencia a Podemos‑, ha apostillado refiriéndose al mismo tiempo a las últimas y polémicas declaraciones del exvicepresidente Alfonso Guerra. 

Un primer intento ante el que Fernández Vaquero ha pedido a la parlamentaria que se ciñiera a la cuestión, el déficit autonómico en el primer semestre del año, puesto que "lo que menos necesita este Parlamento y esta región es echar más leña al fuego". 

Una súplica a la que la presidenta del Grupo Parlamentario Popular ha respondido instándole a no "coartar" su "libertad de expresión".  Al tiempo que se preguntaba si a quien se va a llamar la atención es al Partido Popular "por decir lo que piensan todos los castellano‑manchegos y todos los españoles, ni más ni menos". 

Ha insistido Guarinos en su discurso, lo que le ha conllevado un nuevo aviso por parte del presidente de las Cortes, al que la conservadora ha respondido asegurando que no estaba dispuesta a bajarse de la tribuna sin manifestar "todo su apoyo a la sociedad civil catalana pacífica, a todos los representantes públicos y partidos políticos, a los jueces y magistrados que están haciendo cumplir la ley y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado". Al tiempo que ha considerado "vergonzoso" que las Cortes no hayan tratado el asunto. 

Una apreciación que ha hecho que Jesús Fernández Vaquero volviese a llamarla al orden, a pesar de lo cual Guarinos ha seguido insistiendo en su planteamiento, por lo que ha terminado retirándole la palabra. 

Cerrado su micrófono, la presidenta del Grupo Popular se ha dado media vuelta y dirigido a su escaño, recibida con aplausos por sus compañeros de bancada; ha recogido sus papeles, cogido el bolso y ha abandonado el salón de plenos, no sin antes increpar a Vaquero por su decisión

Un golpe de escena ante el que ni siquiera se han inmutado sus compañeros de Grupo, que cual espectadores de un guion ya conocido se han mantenido en sus puestos, sin grandes aspavientos y quejas, como en otras ocasiones sí se han hecho. 

De repente, y como quien mueve un resorte, un comentario del vicepresidente segundo de las Cortes, el ‘popular’ Vicente Tirado, a la secretaria segunda, la conservadora Cesárea Arnedo, ha bastado para que comenzara el segundo acto. Arnedo se levanta y sale del salón de plenos, y detrás de ella comienzan a desfilar el resto de parlamentarios ‘populares’, dejando su bancada vacía. Todo esto ante la atenta mirada del diputado de Podemos, David Llorente, que en este momento se dirigía a la tribuna después de que la Presidencia abriera un turno de réplica. 

UNA PAUSA PARA RUEDA DE PRENSA 

Mientras seguía desarrollándose el Pleno, los ‘populares’ acudían en bloque a la sala de prensa para denunciar lo ocurrido, insistiendo en lo "indignante" que resulta que se mantenga en el Gobierno "a los que están al lado de los golpistas". 

Una breve pausa para insistir en el argumento con el que acudían este jueves al Pleno, y vuelta al salón ‑incluida Guarinos‑ donde proseguía el debate, para votar la resolución que ellos mismos habían presentado sobre el déficit, y que ha sido rechazada con los votos de PSOE y Podemos. 

Antes de su vuelta, desde la tribuna, Llorente lamentaba la "falta de respeto" del PP hacia el reglamento de las Cortes, y la "utilización" de un debate propuesto por ellos mismos para "agitar el ambiente". 

Por su parte la portavoz socialista, Blanca Fernández, apuntaba en su turno que el Gobierno regional está "en la defensa de las leyes y de la democracia". Asimismo, ha reclamado que los políticos "no se conviertan en el problema de la gente". 

A LA SEGUNDA VA LA VENCIDA 

Votada la resolución del debate planteado por el PP, se pasaba al segundo debate general contemplado en el orden del día, en este caso sobre la situación del Tajo. Un punto en el que también los conservadores optaron por tensar la cuerda hasta que, de nuevo, han protagonizado la segunda espantada del día, en esta ocasión hasta el término del Pleno. 

Un punto, con intervención previa del Gobierno, sobre el que tampoco ha interesado a los 'populares' debatir. Y es que el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Francisco Cañizares, decidía tomar el relevo de Guarinos e insistir en la cuestión de Cataluña, aunque en este caso relacionándola con el Tajo. Ha acusado así a los socialistas de haber "hipotecado" el río "para siempre" en 2004 "por recibir los apoyos de Esquerra Republicana de Catalunya". "Por eso tenemos el Tajo como lo tenemos", ha sentenciado. 

Toque de atención desde la Mesa, llamándole a ceñirse a la cuestión, que ha desatado un nuevo alegato en defensa de su "libertad" para hablar por parte de Cañizares. "El PP no puede tolerar que se le interrumpa" y se le impida hablar "con la misma libertad que el resto de grupos siempre ha tenido en estas Cortes", para decir que "la Constitución garantiza los derechos de esta tierra" los cuales se quieren "cargar" quienes apoyan la separación. 

Interrumpía Fernández Vaquero su alegato para recordarle que el reglamento de las Cortes impide hablar de otro asunto que no esté contemplado en el orden del día, por lo que le instaba a registrar una iniciativa para poder debatir sobre la cuestión de Cataluña en el Pleno. "Si sigue insistiendo en hablar de temas que no están en el orden del día, le retiraré la palabra", le advertía. 

Nuevo aviso que Cañizares tampoco ha tenido en cuenta, y tras acusar al presidente de las Cortes de haberles "hurtado minutos" para defender sus planteamientos "con la cerrazón que le caracteriza", ha subrayado que mientras que en el Parlamento Europeo sí se ha podido hablar de Cataluña en el marco de un debate sobre el Brexit, en las Cortes de Castilla-La Mancha no se permite.

Cerraba el debate sobre la situación del Tajo la consejera de Fomento, Agustina García, quien ha lamentado que ante un tema tan importante "determinados grupos políticos pierdan tiempo para hablar de otras cosas". "Me gustaría que cuando se hable de agua, se centren en hablar de agua", ha apostillado. 

García ha mostrado dos fotografías de cómo estaban los embalses de la cabecera del Tajo en julio de 2011 y cómo están ahora, una comparativa que no ha debido agradar en la bancada 'popular', puesto que se han vuelto a levantar y abandonar por segunda vez el pleno

Una marcha que esta vez no ha tenido regreso, y se ha procedido a la votación de la resolución planteada por el Grupo Socialista con solo diecisiete diputados presentes ‑representantes de PSOE y Podemos‑, los cuales han aprobado por unanimidad lo planteado.  Ni siquiera los diputados conservadores cuyas preguntas orales se habían incluido en el orden del día, Claudia Alonso y Carlos Velázquez, han regresado a sus escaños para plantearlas. 

"EL PP ES LA CUP DE CASTILLALA MANCHA"

Una actitud la mostrada ayer por los diputados del Partido Popular que desde el Grupo Parlamentario Socialista ha sido calificada como una "tremenda deslealtad", demostrando que "no querían hablar del Tajo", en cuyo "asesinato" los populares están siendo "cómplices", algo que han pretendido "tapar" con "la mayor deslealtad que se puede tener" con la gente de Castilla-La Mancha. 

Así lo ha señalado la portavoz socialista, Blanca Fernández, quien se ha mostrado convencida de que la constante utilización "de manera torticera" del tema de Cataluña por parte del PP tenía como objetivo "tapar el debate sobre el Tajo"

Ha acusado así a los 'populares' de deslealtad hacia los castellano-manchegos, puesto que saben de la defensa que el PSOE a nivel nacional está haciendo de la Constitución y las leyes, "apoyando el Estado de derecho frente a un reto secesionista como nunca antes ha vivido este país". 

Por ello ha insistido en que la intención del PP era "reventar" el pleno. En este sentido, ha subrayado que Castilla-La Mancha no necesita de "políticos irresponsables que generen desconfianza", puesto que para eso "ya está la CUP". Un paralelismo con el que Fernández ha continuado afirmando que "el PP es la CUP de Castilla-La Mancha", al pretender desestabilizar a un presidente que "ha demostrado su apoyo a la norma fundamental del Estado, la Constitución". 

Por ello reprueban la actitud del PP desde el punto de vista político, la cual tampoco entienden.