Domingo, 20 de Agosto de 2017 Actualizado: 22:57 h.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla‑La Mancha anula el decreto que frena el cementerio nuclear

El auto suspende la protección ambiental aprobada por el Gobierno de García-Page para evitar la instalación del ATC en la localidad conquense de Villar de Cañas.

Terrenos destinados al ATC | Foto: Plataforma Contra el Cementerio Nuclear
Terrenos destinados al ATC | Foto: Plataforma Contra el Cementerio Nuclear

TOLEDO.- El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha suspendido el decreto del Gobierno del Gobierno de Emiliano García-Page que ampliaba la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de la Laguna de El Hito (Cuenca), medida que había frenado la construcción del Almacén Temporal Centralizado de Villar de Cañas.

El auto del alto tribunal castellano-manchego sigue la línea del Supremo, que en enero de este año suspendió cautelarmente este acuerdo de ampliación de protección ambiental y que fue recurrido por el Gobierno de Mariano Rajoy a finales de 2016.

En sus fundamentos jurídicos, el auto señala que la continuidad de la vigencia del decreto "podría producir un perjuicio difícilmente reparable al incuestionable interés público que existe en la adecuada gestión de los residuos radiactivos y a la seguridad nuclear".

Además, en cuanto a la posibilidad de que se pueda producir un prejuicio si se suspende dicho decreto de protección ambiental, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha considera que no resulta procedente, en primer lugar, porque "ello exigiría un constatado interés ambiental existente y real, que en el presente supuesto precisamente está cuestionado".

Y señala que, del mismo modo que se dijo en su día que no existían elementos suficientes para valorar que el interés ambiental estaba totalmente ausente, "con claridad" afirma el auto que "la existencia de dicho interés ambiental, presupuesto para la aplicación de directivas europeas, tampoco ha podido ser debidamente constatada".

Además, en sus razonamientos jurídicos, el auto toma como punto de partida los razonamientos de la sentencia del Tribunal Supremo del 16 de diciembre de 2016, que recoge que "el perjuicio al interés general que se crea con el acuerdo impugnado no es, ni se dice por la administración general del Estado que así sea, exclusiva o primordialmente económico, sino que se alega y razona que dicho perjuicio está en el entorpecimiento a la gestión de los residuos radiactivos, con lo que se daña un servicio público esencial".

También ha señalado que "con una pronta y correcta gestión de los residuos radiactivos se está amparando a todas las especies animales y al medio en general".

Asimismo, ha apuntado que el Tribunal Supremo declaró ajustado a derecho el acuerdo del Consejo de Ministros, de 30 de diciembre de 2011, por el que se aprueba la designación del emplazamiento para el ATC en Villar de Cañas. En cuanto a los argumentos relacionados con el Plan de Ordenación Municipal por insuficiencia de recursos hídricos, "carecen de incidencia".

SIGUE BLOQUEADO PORQUE FALTAN PERMISOS

Por su parte, la plataforma contra el cementerio nuclear en Villar de Cañas ha asegurado hoy que la suspensión del decreto no ha resuelto el recurso ni entra al fondo del asunto.

El coportavoz del colectivo, Carlos Villeta, ha analizado el auto del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha y ha asegurado que "daba por descontado" esta decisión, que a su modo de ver únicamente deja sin efecto el decreto que amplía la ZEPA de El Hito, pero "no influye ni despeja" el camino al ATC, que a su juicio "sigue bloqueado" porque quedan permisos de "los cinco que hacen falta para empezar a construirlo que no hay", ha explicado.

Así, ha citado que, entre los permisos, falta la declaración de impacto ambiental que tiene que dar el Ministerio de Industria y ha avanzado que, en previsión de la suspensión conocida, hoy la plataforma ya estaba organizando movilizaciones.

"La plataforma sigue activa y seguirá con movilizaciones más intensas", ha aseverado Villeta, que plantea una manifestación, que a falta de confirmar fechas, podría celebrarse en mayo.