Lunes, 23 de Octubre de 2017 Actualizado: 11:59 h.

RECONCILIADOS POR LAS CUENTAS

PSOE y Podemos resucitan el pacto en Castilla-La Mancha

Ambos partidos vuelven a ponerse de acuerdo para sacar adelante los presupuestos de 2017 casi cuatro meses después de que la formación morada rompiera su acuerdo con Page.

Sanabria (Podemos), Llorente (Podemos) y Molina (consejero) | Foto: Ignacio López
Sanabria (Podemos), Llorente (Podemos) y Molina (consejero) | Foto: Ignacio López

TOLEDO.- Tres meses y veintiséis días después de la ruptura, PSOE y Podemos han vuelto a pactar en Castilla-La Mancha. Concretamente, el Gobierno que preside Emiliano García-Page y la formación morada han alcanzado un acuerdo para aprobar el presupuesto de 2017, en el que se incluyen los 119 millones de euros para el Plan de Garantías Ciudadanas que fue presentado por Podemos como condición necesaria para apoyar las cuentas.

Tras alcanzar este acuerdo, el proyecto de ley de presupuestos será aprobado hoy en el Consejo de Gobierno, con la intención de registrarlo en el Parlamento autonómico el miércoles y, de este modo, comenzar su tramitación legislativa para que pueda ser aprobado lo antes posible.

Dicho pacto, logrado tras las reuniones que han mantenido durante la última semana el consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina, y el portavoz de Podemos en las Cortes de Castilla-La Mancha, David Llorente, y después de que el Consejo de Gobierno aprobara el 16 de enero la toma en conocimiento del Plan de Garantías, se ha hecho público en una rueda de prensa que han ofrecido ambos dirigentes.

Se cierra por lo tanto un período de tensión entre ambas formaciones que se ha alargado casi cuatro meses, desde que Podemos anunció que daba por roto el acuerdo de investidura que alcanzó con el PSOE en la región y que permitió que el socialista Emiliano García-Page asumiera la Presidencia de la Junta de Comunidades.

En relación al acuerdo alcanzado, el consejero de Hacienda ha valorado que el presupuesto para 2017 se constituirá en la "principal herramienta para continuar con la recuperación económica y social iniciada con el presupuesto de 2016" y, además, da prioridad al gasto social e incluye "importantes incentivos para el crecimiento económico", pues a su modo de ver ello es "indispensable" para la creación de riqueza y que, por lo tanto, ésta pueda ser distribuida.

Con todo, ha admitido que el "principal escollo" para alcanzar el acuerdo ha sido el plan de garantías presentado por Podemos y al que se reservan 119 millones de euros, una cuantía que se obtiene gracias a que se da "un mejor uso a los recursos" de los que dispone el Gobierno regional.

"El plan de garantías articula múltiples partidas que ya estaban recogidas en los presupuestos y que se les da una dirección. No es incrementar el gasto, sino dar mayor fruto a los recursos de los que ya disponemos", ha argumentado el consejero de Hacienda.

MENOS SANIDAD PRIVADA

En cuanto a la prioridad para el gasto sanitario, Ruiz Molina ha indicado que "se consolida el impulso para contratar más personal, más tecnología y más infraestructura", al tiempo que se reduce en un 3,5 por ciento la partida para las derivaciones a la sanidad privada.

En educación, ha detallado que se contempla la reducción de ratios y un "ambicioso plan" de infraestructura, que recoge tanto la construcción de nuevos colegios como la eliminación de los barracones, mientras que para las universidades, ha destacado que se reservan 135 millones de euros para aportación nominativa a la Universidad de Castilla-La Mancha.

En cuanto a los servicios sociales, Ruiz Molina ha avanzado que se incrementará el presupuesto para ampliar centros de mayores, centros para personas con discapacidad intelectual y centros de atención temprana, al tiempo que se subirá la partida de ayuda a domicilio.

Y todo ello, con "respeto absoluto a la solvencia financiera", ha recalcado Ruiz Molina, que ha resaltado que los presupuestos de 2017 demuestran que "con los mismos recursos se pueden hacer cosas muy diferentes".

PODEMOS HABLA DE AVANCES

Por su parte, David Llorente ha destacado que la aceptación del plan de Podemos por parte del Gobierno regional permitió iniciar una ronda de reuniones que se han intensificado en los últimos días y que han concluido con el acuerdo.

Sin embargo, ha aseverado que el proyecto de presupuestos del Gobierno regional "no son los presupuestos de Podemos", que tampoco comparte el marco financiero, pues ha lamentado que no se ha podido modificar ingresos como el IRPF, para "avanzar en la necesaria reforma tributaria".

"No resuelven, ni mucho menos, las discrepancias que persisten entre Podemos y PSOE, ni agota nuestra iniciativa legislativa, pero sí hemos logrado garantías y avances en las necesidades prioritarias de la gente", ha apostillado Llorente.

Llorente ha destacado también algunas de las principales partidas, como en educación, donde "no se conceden nuevos conciertos educativos y se renuevan solo donde no existe una alternativa pública disponible", al tiempo que ha valorado la partida para la supresión de aulas prefabricadas, porque "si en la educación concertada no hay barracones, no se puede consentir que los haya en la pública".

AUMENTA LA PARTIDA PARA AGRICULTURA

El aumento en el gasto en agricultura, centrado en ayudas para el sector vitivinícola, los seguros agrarios y los regadíos, así como una convocatoria extraordinaria de ayudas a la agricultura ecológica, prevista para febrero, son otros de los aspectos positivos del presupuesto destacados por Llorente.

Asimismo, ha subrayado que se aumenta la partida para el Instituto de la Mujer y que las cuentas regionales contarán, por primera vez, con un estudio de impacto de género. Para concluir, ha recordado que el plan de garantías de Podemos debe alcanzar rango de ley en 2018.