Sábado, 10 de Diciembre de 2016 Actualizado: 03:04 h.

Podemos rompe su pacto con el PSOE en Castilla-La Mancha

El líder regional de la formación morada, José García Molina, ha comparecido ante los medios sin admitir preguntas para poner fin al acuerdo de investidura que sostiene al socialista Emiliano García-Page.

García-Page frente a Molina durante la negociación del acuerdo | EFE
García-Page frente a Molina durante la negociación del acuerdo | EFE

TOLEDO.- Podemos ha anunciado hoy que rompe el acuerdo de investidura con el PSOE que dio el Gobierno de Castilla-La Mancha al socialista Emiliano García-Page.

En una comparecencia ante los medios en la que no se han admitido preguntas, el secretario regional de la formación morada, José García Molina, ha asegurado que "el acuerdo de investidura ha muerto", señalando además que "dos son las causas de la defunción: el desaliento y la vergüenza"

Concretamente, Molina ha señalado que el pacto con los socialistas "murió esperando a que una parte de sus valedores le insuflara aliento y vida, esperando a que se hiciera justicia con lo expuesto y lo firmado, pero murió sobre todo por vergüenza al percatarse de la falta de verdad en la palabra dada y firmada por algunos".

Sobre este asunto, ha explicado que el Gobierno de Emiliano García-Page ha estado actuando "espontánea y unilateralmente durante más de un año, más ocupado en anuncios que en obras, más ocupado en lo que se mueve en Ferraz que en lo que pasa entre las Cortes de Castilla-La Mancha y Fuensalida, más pendiente incluso de decapitar a Sánchez que de dar vida a Castilla-La Mancha".

Cabe destacar que el PSOE, con quince diputados en las Cortes regionales, gobierna en Castilla-La Mancha con el apoyo circunstancial de los dos diputados de Podemos, frente a los dieciséis diputados que consiguió el PP en las últimas elecciones autonómicas.

"El tiempo de espera ha terminado"

En el comunicado que ha leído ante los periodistas, el líder castellano-manchego de Podemos, acompañado por el otro diputado de la formación, David Llorente, y la secretaria de Organización del partido, María Díaz, ha dicho que "no han sido ni el enojo ni el escándalo ante las diferencias de criterio" lo que les ha animado en su quehacer político en la región.

"Nunca provocamos una teatralizada guerra de declaraciones y amenazas, no es nuestro estilo, se lo dejamos a otra gente y a otras siglas", ha asegurado.

García Molina ha dicho que Podemos ha sido responsable, dialogante, incluso paciente, pensando sobre todo en lo que era mejor para la comunidad autónoma, pero todo tiene un límite. "El tiempo de espera ya ha terminado y los límites del acuerdo y de la voluntad de este gobierno cada vez se han hecho más evidentes, tan evidentes que ya no podemos ignorarlos", ha indicado. 

Podemos, más que en "estratagemas o anuncios", confía en "la fortaleza del alma de quien emprende una acción política en favor de la comunidad". "No creemos que el debate sincero perjudique la acción política, lo que la perjudica es el no entender ni comprender lo que el diálogo tiene que enseñarnos antes de hacer las cosas por cuenta propia", ha señalado Molina.

Tiempo de reflexión

El secretario regional de la formación morada ha señalado que no pueden ignorar ni sostener por más tiempo "la posición indolente de quien no quiere ni escuchar ni hacer lo que la gente precisa, de quien pretende seguir igual que antes sin asumir que todo ha cambiado, que la realidad, las necesidades y las aspiraciones de la gente ya no son las que eran antes".

"No podemos adaptarnos al paso lento y temeroso de quien no se atreve a superar los límites para salir del más de lo mismo y menos de lo mismo", ha afirmado García Molina. Para Podemos, ha continuado, la restauración de las políticas que este partido vino a impugnar no es una opción.

"Se abre un tiempo de duelo, de reflexión en soledad en el que poder asumir la pérdida y trazar nuevos horizontes. Nosotros seguimos trabajando, pero pedimos a todo el mundo que este tiempo de duelo y reflexión se respete", ha concluido el líder de Podemos en Castilla-La Mancha.