Sábado, 10 de Diciembre de 2016 Actualizado: 03:04 h.

MOLINA CREE QUE EL PRESIDENTE NO VE LA REALIDAD

Podemos marca distancias con Page tras la reunión: “Seguimos en punto muerto”

José García Molina ha analizado públicamente el contenido del primer encuentro con el socialista Emiliano García-Page desde la ruptura del acuerdo de investidura.

José García Molina escucha una intervención de Emiliano García-Page | EFE
José García Molina escucha una intervención de Emiliano García-Page | EFE

TOLEDO.- Ni un día ha tardado en enfriar los ánimos del Gobierno de Emiliano García-Page el secretario regional de Podemos, José García Molina. En una rueda de prensa, el líder de la formación morada ha dicho hoy que, tras escuchar el análisis del presidente, hay una "brecha" entre su visión de la región y la realidad, y le ha advertido de que "no hay otro camino" que "pasar de la palabra incumplida a los hechos cumplidos".

Molina ha explicado el contenido de la reunión que mantuvo ayer con el presidente regional después de que el pasado 26 de septiembre la formación morada diera por roto el acuerdo de investidura por los incumplimientos del Ejecutivo socialista.

Concretamente, el secretario de Podemos ha declarado que el Gobierno de Castilla-La Mancha hizo un análisis "muy vago o inexistente" de la situación de la región, "da la impresión de que no concibe que haya ningún problema" y, sin embargo, precisamente ayer se conocieron los datos de pobreza que afecta a casi un 37 % de la población castellano-manchega y hay 192.000 personas que viven en la pobreza extrema.

En este sentido, ha lamentado que Podemos y el Ejecutivo castellano-manchego hablen lenguajes distintos, por tanto, considera que no es tiempo de hablar de "resurrecciones" y ha insistido en que hay que pasar de las palabras a los hechos y dar soluciones concretas a las personas concretas.

“NO NOS QUEDA CLARO SI PAGE SABE ESCUCHAR”

Molina ha señalado que en los quince meses transcurridos desde que firmaron el pacto de investidura que llevó a García-Page a presidir el Gobierno autonómico, les ha quedado claro que "el presidente sabe hablar, lo que no nos queda claro es si sabe escuchar", no ya a Podemos, sino que "no escucha la realidad más cruda de lo que está aconteciendo en la región".

“La situación de Castilla-La Mancha es muy compleja y no se le pueden dar soluciones simples", por lo que Molina ha avisado de que no le valen las "buenas intenciones, mensajes o anuncios y fórmulas más o menos mágicas".

El secretario regional de Podemos ha manifestado su disposición a seguir hablando, aunque ha indicado que, en la reunión de ayer, el Gobierno "poco menos" que les decía que "no entendían como habíamos llegado a esta situación, lo que quiere decir que no han hecho un análisis exhaustivo de lo que nos ha traído hasta aquí".

LOS PRESUPUESTOS REGIONALES

En relación con los presupuestos de la Junta para el 2017, ha señalado que sin un buen diagnóstico es difícil hacer un buen presupuesto, por lo que es partidario de no adelantarse a los acontecimientos. "No es el tiempo de hablar de los presupuestos", ha dicho Molina, para quien es el Gobierno el que tiene la obligación de trabajar en ellos.

"Nuestra hoja de ruta es muy clara: los presupuestos tienen que atender los problemas concretos de la gente concreta, y tendrían que atender la hoja de ruta que nos trazamos", ha afirmado el líder de Podemos, para quien hay que ir avanzando "paso a paso", aunque de momento no tienen marcada ninguna fecha para una próxima reunión.

RELACIONES CON EL GOBIERNO

Preguntado por la relación con el Gobierno regional tras este primer encuentro, Molina ha manifestado que “estaba en punto muerto y sigue en punto muerto”, considerando además que ahora es el Gobierno el que tiene que tomar la iniciativa y plantear su hoja de ruta acorde a lo que habían firmado.

Ha recordado que los "tres pilares" del acuerdo de investidura son un plan de alternativa habitacional, no oficinas de intermediación hipotecaria, porque la gente lo que necesita es un hogar; la renta garantizada, dentro de un plan integral de lucha contra la pobreza y la desigualdad; y una ley de sobreendeudamiento para que familias y autónomos "asfixiados" por las deudas puedan tener una segunda oportunidad.“Estas tres cuestiones ni siquiera se han abordado", ha concluido Molina.