Lunes, 11 de Diciembre de 2017 Actualizado: 23:39 h.

PRIMER PLENO TRAS EL 'NO' A LOS PRESUPUESTOS

Podemos facilita con su abstención una reprimenda del PP contra Page a cuenta de la sanidad

La bancada 'popular' saca adelante su resolución para instar al Gobierno de Castilla‑La Mancha a ejecutar las infraestructuras sanitarias presupuestadas gracias a la abstención de los diputados de la formación morada.

José García Molina (Podemos) junto a Vicente Tirado (PP) en las Cortes regionales
José García Molina (Podemos) junto a Vicente Tirado (PP) en las Cortes regionales

TOLEDO.- Los dos diputados regionales de Podemos han vuelto a dar con su abstención la razón al Partido Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, posibilitando que saliese adelante una resolución presentada por los conservadores para instar al Gobierno de Emiliano García‑Page a ejecutar las partidas del presupuesto destinadas a la construcción de infraestructuras sanitarias públicas, tanto en sus cuantías inicialmente aprobadas como en sus posteriores modificaciones. Y es que, aunque los parlamentarios de la formación morada consideran que "no tiene sentido" plantear una resolución pidiendo al Gobierno que "cumpla lo que tiene que cumplir", finalmente optaron por abstenerse, dando así un tirón de orejas al Ejecutivo socialista.

Este primer debate general sobre infraestructuras sanitarias era el primer encuentro 'cara a cara' en el salón de plenos tras el 'no' de los diputados de Podemos a los presupuestos acordados con el Gobierno de Page, algo que se dejó sentir en las intervenciones de unos y otros, tanto de forma explícita con referencias a esa negativa como por el tono empleado, especialmente por parte de quien considera tener la sartén por el mango. 

Un debate en el que desde el primer minuto quedaron patentes las tensiones existentes entre los otrora socios de investidura, en cuyo divorcio la negativa a los presupuestos ‑y quizás también la necesidad de tomar posiciones ante un proceso interno de renovación de cargos‑ ha supuesto un aumento del volumen del discurso.

Muestra de ello la irónica bienvenida que daba el diputado de Podemos, José García Molina, al socialista Fernando Mora ‑quien minutos antes tomaba posesión como diputado, ocupando el escaño dejado por García Élez al ser nombrada consejera de Fomento‑, al afirmar que "todo queda en familia", en referencia a su relación familiar con el presidente regional, Emiliano García-Page. Comentarios que han tenido una inmediata respuesta por parte de la diputada socialista Ana Isabel Abengózar, quien apuntaba que desde su grupo no iban a hablar "ni de la señora Montero ni de la señora Tania" ‑parejas del líder de Podemos, Pablo Iglesias‑ sino del trabajo realizado en materia de infraestructuras sanitarias. 

Una "evolución", defendía Abengózar, que se va a ver "frenada" por la negativa a los presupuestos del PP y de Podemos, a los que hacía una invitación a "reflexionar", tras apuntar que "lo único que les diferencia" en sus políticas sanitarias es que los primeros sí han gobernado y la formación morada no. 

Y tras la llamada al sentido común, la diputada socialista detallaba las diferencias entre el modelo de Sanidad defendido por el Gobierno de García-Page, "pública, sostenible, de calidad, universal y gratuita", en el que lo primero son las personas, frente al del PP. 

Abengózar recordó a los populares que durante su Gobierno se despidieron 3.000 profesionales sanitarios y que en su hoja de ruta estaba "llegar hasta los 7.000", pero que además se cerraron hospitales y paralizaron infraestructuras, las cuales "ahora exigen que se pongan en marcha". 

Por su parte desde el Grupo Parlamentario Popular Carlos Velázquez aseguraba que ha sido a los socialistas a quienes "más les ha interesado" que se produjera ese 'no' a los presupuestos, para decir a los ciudadanos que "lo que están dejando de hacer es por culpa de Podemos y de Partido Popular". 

Una situación de la que responsabiliza personalmente al presidente del Ejecutivo, quien ha llevado también a que la Sanidad pública en Castilla-La Mancha "nunca antes ha estado peor de lo que está en estos momentos", como tampoco lo ha estado la ejecución presupuestaria. 

Y es que, según los populares, la ejecución presupuestaria del año 2016 –a la que aseguraba Velázquez han tenido acceso "por otras vías" al no haber sido publicada aún en el Portal de Transparencia de la Junta- refleja "el mayor recorte de gasto social que nunca antes se había protagonizado en la región", un total de "650 millones de euros". 

Los populares defendían por ello en su propuesta de resolución que en lo que a infraestructuras sanitarias públicas "se cumpla con lo presupuestado" íntegramente. 

Desde Podemos, García Molina pedía a los socialistas en su turno de réplica que "cambien del discurso", tras haberse pasado "dos años quejándose de Cospedal, del eje del mal", en el cual ahora "también nos meten", de ahí que quizás los próximos dos años "estarán quejándose de Podemos", "si es que llegamos", apostillaba el también secretario regional de la formación morada con toda intención. 

Tras ello, reprochaba al PSOE su actitud tras el rechazo a los presupuestos y les advertía que "se puede ganar un Gobierno y perder una región", pero también "se puede perder una región y se puede perder un Gobierno". "Llevan dos años diciéndonos a todos lo que debemos hacer", señalaba García Molina, "pero no han dedicado ni un solo minuto a pensar lo que deben hacer ustedes que gobiernan solos, pero no en mayoría", subrayaba. 

Así les invitaba a "superar los traumas", tanto el de Cospedal como el de los presupuestos, para a renglón seguido acusar a los socialistas de "engañar a los ciudadanos" con un presunto "apocalipsis" ante la falta de presupuestos. Acusaciones que García Molina elevaba hasta el extremo de "malversar con el dinero público", unas palabras que posteriormente retiraría, a instancias del presidente del Parlamento, Jesús Fernández Vaquero, quien también en su turno previo de palabra le había recriminado el no ceñirse al asunto a debate, cuando el diputado de Podemos criticaba el que no se haya producido aún la reforma del Reglamento de las Cortes –contemplado también en su día en el acuerdo de investidura-. 

Una apreciación a la que respondía también la diputada socialista Ana Isabel Abengózar, recordando a Molina que la propuesta que le hizo el presidente de las Cortes hace seis meses al respecto ni siquiera la habrá mirado, "porque de trabajar, poquito". Asimismo le reprochaba la "pinza con el PP" protagonizada por Podemos y que no responde a la "nueva política" que aseguran defender, sino que ésa "era la política de Anguita". 

Para cerrar el debate intervenía el consejero de Sanidad, Jesús Fernández, quien criticaba la gestión sanitaria del anterior Ejecutivo, y que ha supuesto tener que pagar 23,5 millones en indemnizaciones por la paralización de obras. Un  "desaguisado y dejadez" que el Gobierno de García-Page "ha sido capaz de resolver", negociando con las distintas empresas y administraciones implicadas para acordar indemnizaciones menores de lo que hubieran sido. 

Junto a ello el consejero defendía la labor que se ha realizado para la puesta en marcha de las obras de todos los hospitales, a pesar de las "actitudes" mostradas en las Cortes por algunos y que "están dañando a todos los castellano-manchegos".