Sábado, 29 de Abril de 2017 Actualizado: 19:35 h.

CONFLICTO ENTRE LA JUNTA Y EL PARTIDO MORADO

Page rompe su silencio para llamar "traidores" a los dos diputados regionales de Podemos

El presidente de Castilla-La Mancha asegura que le costará quitarse "los puñales de la espalda" y remite el rechazo de sus presupuestos a un "colapso interesado que responde a intereses de tipo partidario o personal".

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page | EFE/Archivo
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page | EFE/Archivo

TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha y su presidente, Emiliano García-Page, van a seguir en su sitio y cumpliendo los compromisos adquiridos durante la campaña y los asumidos en la investidura, a pesar de las zancadillas y "absolutas contradicciones" de quienes les apoyaron al comienzo de la legislatura. Un mensaje alto y claro que el líder del Ejecutivo regional ha enviado hoy para que "nadie se equivoque". Y es que, aunque consciente de que costará "quitarnos los puñales de la espalda", asegura que el camino lo tienen "claro" y la determinación es "absoluta" para cumplir con los compromisos. 

Así lo ha subrayado García-Page durante su intervención en el acto de toma de posesión de la nueva consejera de Fomento, Agustina García Élez, celebrado en el Palacio de Fuensalida de Toledo, sede del Ejecutivo regional. Para el presidente autonómico lo sucedido el pasado viernes en las Cortes, al votar los diputados de Podemos en contra del presupuesto pactado con ellos en enero, muestra su "traición" no solo a lo acordado con el PSOE y el Gobierno, sino a "todo lo planteado por sus propios votantes". 

Un Viernes de Dolores en el que hubiera bastado que un minuto antes de la votación del presupuesto "hubiera habido el coraje de decirnos que no iba a salir adelante" y se hubiera parado la votación para hablarlo. Para Page "un golpe por la espalda y sin capacidad de réplica" que "dice mucho de las formas y de quien las tiene". 

Aún "indignado" por lo sucedido, Page ha recordado que miles de castellano‑manchegos veían en estos presupuestos "una esperanza extraordinaria" para la reconstrucción de los servicios públicos y de muchas ilusiones.  

Unas cuentas que fueron tramitadas por el Gobierno un día después de haber presentado en público el acuerdo alcanzado con Podemos; para los que incluso se pactó un grupo de enmiendas que podrían prosperar, pero "sabiendo que las demás no condicionarían el conjunto del presupuesto", ya que "nunca se puso así de manifiesto" ni "nadie tuvo el coraje político de decirlo". De ahí que lo sucedido el pasado viernes se convierta en un hecho "excepcional" en política.  

"Incomprensible" y "por la espalda" como también lo fue la "ruptura unilateral" del acuerdo político, que llegó "sin aviso ninguno", ha recordado García-Page. 

No obstante, y puesto que los "insultos y cuentos" no valen, el Ejecutivo regional está decidido a continuar con su labor, y por ello desde mañana abrirá una fase de "diálogo intenso" con multitud de colectivos, con los que ya se preparó el documento de los presupuestos, "para analizar las consecuencias graves de lo ocurrido". Cuestiones como el Plan de Garantías Ciudadanas o la recuperación del poder adquisitivo de los empleados públicos, así como la situación de los interinos que "se pueden ver en la calle a la vuelta de unos meses" al no haber salido adelante la consignación presupuestaria prevista. Cuestiones verdaderamente importantes, "más allá de entelequias de partido y redes sociales", ha apostillado el presidente en referencia a las campañas lanzadas por la formación morada. 

Conversaciones tras las cuales el Gobierno se reunirá de forma excepcional y planteará "una decisión, una iniciativa y una propuesta". Una opción en la que "lo más importante" será "cumplir con lo prometido y evitar el colapso interesado, que responde a intereses de tipo partidario o personal". 

Y mientras tanto, avanzaba dos fechas importantes en este mes de abril, el día 18 en el que se presentará el proyecto del parque temático que la compañía francesa Puy du Fou contempla para Toledo, y que supondrá la creación de cientos de puestos de trabajo; y el 19, en el también la sede del Gobierno regional será escenario de la presentación del convenio con la Fundación Amancio Ortega, que traerá a Castilla-La Mancha un importante paquete de inversión para combatir el cáncer y mejorar la Sanidad pública. 

Por último García-Page ha querido lanzar un mensaje de confianza, mostrándose convencido de que "las cosas van a ir bien". Asegura que detrás de este proyecto hay gente entregada para que salga adelante; gente que "nos ha votado y quieren que vayan bien las cosas", pero también personas que han apoyado a la oposición pero que "tienen claro que por delante de los intereses de partido tienen que estar los intereses ciudadanos". 

RESPUESTA DE MOLINA

Por su parte, el líder de Podemos en Castilla-La Mancha y diputado regional, José García Molina, ha subrayado que no se ha aprobado el presupuesto porque el PSOE no ha querido negociar y ha dicho a García-Page que "sería bueno dejar de insultar y ponerse manos a la obra para que esto tire para delante".

En una entrevista telefónica, Molina considera que las palabras del presidente autonómico acusándoles de "traidores" y "desleales", no están "a la altura del cargo que ocupa", al tiempo que ha tachado de "muy grave" el anuncio del presidente de iniciar una ronda de contactos con colectivos para decirles "lo malísimo" que es Podemos.

"Si esa es la labor de un gobierno, con este Gobierno no vamos a ir muy lejos", ha aseverado el secretario general de Podemos, quien prefiere no pronunciarse sobre la posibilidad de un adelanto electoral porque, según ha dicho, le corresponde al jefe del Ejecutivo autonómico decidir lo que quiere "para la región, para el momento o incluso para su partido".

Con ello, ha asegurado que la política nacional no ha influido en su rechazo al presupuesto ni tampoco el proceso precongresual en el que su formación está inmerso en la región, al tiempo que ha manifestado que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, no conocía su decisión, se la comunicaron "en el mismo momento" de la votación.