Sábado, 10 de Diciembre de 2016 Actualizado: 08:47 h.

EL EXDIRIGENTE MUESTRA SU DISPOSICIÓN A COLABORAR CON LA JUSTICIA

Page cesa a su viceconsejero de Medio Ambiente tras el escándalo de Chiloeches

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aceptado la dimisión de Sergio David González Egido un día después de salir a la luz sus vínculos empresariales con el dueño de la planta ilegal incenciada en la provincia de Guadalajara.

El hasta hoy viceconsejero de Medio Ambiente, Sergio David González Egido
El hasta hoy viceconsejero de Medio Ambiente, Sergio David González Egido

El Ejecutivo de Emiliano García-Page ha cesado al viceconsejero de Medio Ambiente, Sergio David González Egido, después de que este último anunciara ayer su solicitud de dimisión tras argumentar “motivos personales”, coincidiendo con la publicación de una información que lo relacionaba con los negocios del dueño de la empresa que gestionaba la planta ilegal incendiada en Chiloeches (Guadalajara).

Fuentes del Ejecutivo regional han señalado a periodicoclm.es que la aprobación de dicho cese y la divulgación del escándalo es una “coincidencia”, pues González Egido pretendía renunciar el pasado mes de julio, aunque finalmente aceptó continuar por petición del consejero, Francisco Martínez Arroyo, hasta que finalizase la campaña de incendios.

Por otro lado, la persona que sustituye a González Egido es el hasta hoy director general de Industrias Agroalimentarias y Cooperativas, Agapito Portillo.

Explicaciones de González Egido

Mientras tanto, González Egido ha comparecido en una rueda de prensa convocada de urgencia para aclarar sus vínculos empresariales con el propietario de la sociedad que operaba en el ya calcinado almacén de residuos.

Concretamente, el exviceconsejero ha rechazado "de forma contundente" cualquier vinculación, si bien ha admitido que fue presidente de una empresa de I+D+i llamada ‘Biocombustibles del Henares’, relacionada con residuos de biomasa, "no peligrosos".

También ha manifestado que esta empresa, con la que se le relaciona en la revista Interviú, fue creada en 2012, momento en que se le propuso ser presidente, cargo del que dimitió a petición propia siete meses después, sin que la empresa haya llegado a tener ninguna actividad desde su constitución por "no tener viabilidad".

Del mismo modo, González ha justificado que, de manera previa a su nombramiento como viceconsejero vendió todas las participaciones "para no tener interferencias" con la administración y ha aseverado que no tiene “ninguna responsabilidad sobre actuaciones de mala gestión de residuos peligrosos en ninguna de las empresas que tienen que ver con Chiloeches".

En este sentido ha abundado que no es responsable "ni de la gestión del grupo Layna ni de la gestión de Kuk ni de ninguna de las empresas de residuos peligrosos que han tenido que ver con la planta de Chiloeches", por lo que rechaza todas las acusaciones contra su persona.

Además, ha señalado que, como viceconsejero, desde que la administración tuvo constancia de prácticas irregulares en la planta de Chiloeches, se ha colaborado activamente con otras administraciones como la Fiscalía, el Seprona y el Ayuntamiento.

El Gobierno de Cospedal debió cerrar la empresa

Y ha precisado, que estas irregularidades fueron detectadas el 18 de marzo de 2016 cuando la empresa Kuk Medioambiente entregó la memoria de gestión de 2015 y "se vio que había una cantidad de residuos que no se correspondía con la autorización de que disponía".

Entonces, ha proseguido González, se empezó a revisar el expediente que obra en manos la Viceconsejería, según el cual, ha subrayado, Kuk Medioambiente "tuvo que haberse cerrado en octubre de 2014 y la administración no la cerró".

Siguiendo con su versión frente a las acusaciones del Partido Popular, González Egido ha insistido en que, "desde la Consejería de Medio Ambiente no se ha dudado en ningún momento en realizar las actuaciones necesarias desde que se han detectado malas prácticas”.

Disposición a colaborar con la justicia

Y como prueba ha recordado que el pasado 21 de julio se notificó a Kuk Medioambiente la resolución del consejero de un apercibimiento previo a multa por motivo de la suspensión ambiental y se entregó en mano una resolución advirtiendo de que, si no subsanaba esa situación, la administración procedería a una ejecución forzosa y subsidiaria de la instalación.

A esto González ha añadido que, el pasado 4 de agosto, la Dirección Provincial de Guadalajara remitió un escrito al Juzgado de Guardia mostrando "la preocupación de la Consejería dada la gravedad de la situación de la planta".

Además, ha mostrado su "total disposición" a colaborar con la justicia en las vías que hay abiertas: el delito ambiental, la mala gestión de residuos peligrosos, y el incendio.

González Egido ha concluido diciendo que no tiene ningún apego al cargo y considera que "es bueno que en la administración haya un movimiento de entrada y salida de profesionales del sector".