Sábado, 21 de Octubre de 2017 Actualizado: 01:32 h.

HERIDAS ABIERTAS TRAS EL CONGRESO DEL PSOE

Óscar Puente dice ahora que pidió la dimisión de Page por "un calentón"

El portavoz de la Ejecutiva de Sánchez ya no quiere echar al presidente de Castilla-La Mancha. Puente ha borrado más de 50.000 tuits, entre ellos los que desataron la polémica con Page, a quien ahora desea que "continúe en su responsabilidad". 

Óscar Puente, alcalde de Valladolid y portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE | EFE
Óscar Puente, alcalde de Valladolid y portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE | EFE

TOLEDO.- El fragor de la batalla hace que se digan cosas sobre las que después haya que dar marcha atrás, ya sea porque se siente sinceramente o porque las circunstancias así lo obligan. Sea una u otra la razón, esto es lo que ha tenido que hacer Óscar Puente, portavoz de la nueva Ejecutiva de Pedro Sánchez, quien reconoce que su petición de dimisión al presidente de Castilla-La Mancha y líder regional del PSOE, Emiliano García-Page, fueron fruto de un "calentón"

Y es que cuando Page, allá por el mes de marzo, sugirió que si ganaba Sánchez las primarias se replantearía su futuro, Puente no dudó en señalar ésta como una razón más para apoyar al madrileño. Un comentario que suscitó fuertes críticas por parte de los incondicionales de García-Page, algunos de los cuales el propio Puente bloqueó en las redes sociales tras intercambiar algo más que distintos puntos de vista. Entre los que salieron entonces en defensa del presidente de Castilla-La Mancha, el eurodiputado Sergio Gutiérrez; la directora general de Promoción Institucional de Castilla-La Mancha, Esther Padilla, y el vicesecretario general del PSOE de Guadalajara, Eusebio Robles, así como varios miembros del equipo de Page. 

Palabras y actitudes que el tiempo, las nuevas posiciones de cada uno, y quizás sobre todo el tener que reconducir unas relaciones que a todas las partes conviene, han hecho que el discurso cambie, de modo que el mismo alcalde de Valladolid que hace tan solo unos meses jaleaba la marcha de Page, hoy haya reconocido que "está desarrollando una buena labor en Castilla-La Mancha" e incluso deseando que "ojalá continúe en su responsabilidad".  

Apreciaciones que para algunos saben a disculpas, pero  que no a todos seguramente habrán llegado en el mismo tono y, sobre todo, con la misma disposición a dejar a un lado las diferencias. 

Un enfrentamiento al que el portavoz de la Ejecutiva del PSOE ha restado importancia, tras borrar más de 50.000 tuits de su perfil en Twitter, entre los que se encontraban los suscitados en torno a la reflexión de García-Page. "Probablemente él se calentó cuando dijo eso y yo también me calenté cuando le respondí; ahora con el enfriamiento seguro que él ha reflexionado y piensa distinto, como yo pienso distinto", ha zanjado. 

"UNA COSA ES EL LIDERAZGO DEL PARTIDO Y OTRA EL INSTITUCIONAL"

A pesar de la bandera blanca y el mensaje en son de paz, tampoco ha desaprovechado Puente para insistir en la idea que este fin de semana destacaba durante el Congreso Federal, relativa al final de la "baronías" en el PSOE

Y es que para el portavoz de la Ejecutiva de Sánchez no es un "problema" que los presidentes autonómicos de su partido dejen de ser secretarios generales de sus federaciones, si así lo deciden los militantes. Otra cosa, ha advertido, es que ellos mismos no lo crean así, por lo que quienes se encuentren en esa situación deberían "hacer una reflexión a posteriori en cada caso", ha apostillado. 

En este sentido, el también alcalde de Valladolid ha querido dejar claro que "una cosa es el liderazgo del partido y otra el institucional, yo no veo problema, porque los dos liderazgos responden a claves diferentes", ha afirmado el portavoz de la nueva dirección del PSOE preguntado por este asunto en su primera rueda de prensa en Ferraz. 
 
Asimismo ha asegurado que la Ejecutiva Federal "no va a debilitar la posición institucional" de ningún presidente autonómico o alcalde, pero al mismo tiempo ha garantizado que "lo que tampoco va a hacer nunca es desactivar las iniciativas que surjan de la base". "Nosotros no vamos a alentar candidaturas alternativas a nadie, pero tampoco las vamos a cercenar ni impedir que se presenten", ha subrayado. 

Tras argumentar que eso "iría en contra del espíritu" del proceso congresual que el PSOE acaba de finalizar, Puente ha sostenido que a las bases no hay que indicarles el camino: "Cuando se le trata de poner una antorcha por delante a los militantes generalmente estos toman una dirección opuesta". 

Puente ha discrepado además con el presidente valenciano, Ximo Puig, que considera que la posible candidatura a la secretaría general del PSPV del alcalde de Burjassot, el ‘sanchista’ Rafael García, es un intento de debilitar su liderazgo. 

"Uno no puede decir que su liderazgo se debilita porque haya más candidatos, porque eso está en los procedimientos del partido; si creemos que los procedimientos debilitan los liderazgos deberíamos cambiarlos", le ha emplazado. 

De momento en Castilla-La Mancha está por ver si habrá o no candidatura alternativa. Aunque todo el PSOE parece cerrar filas en torno a García-Page, todavía queda un largo verano por medio, con reflexión personal incluida, y toma de decisiones que irán decantando la balanza de un lado o de otro.