Lunes, 11 de Diciembre de 2017 Actualizado: 01:08 h.

PRIMARIAS

García‑Page arrasa en avales en el PSOE de Castilla-La Mancha

El presidente de la Junta gana el primer asalto y presenta 6.401 firmas válidas para ser candidato a la reelección como líder regional de los socialistas, mientras que al alcalde de Azuqueca, José Luis Blanco, le han avalado 2.019 militantes.

Emiliano García-Page conversa con José Luis Blanco | Foto: José Ramón Márquez
Emiliano García-Page conversa con José Luis Blanco | Foto: José Ramón Márquez

TOLEDO.- El PSOE de Castilla-La Mancha elegirá el próximo 30 de septiembre a su próximo secretario general. Los militantes tendrán que hablar en las urnas, después de que ambas precandidaturas, la del presidente de la Junta y actual líder autonómico de los socialistas, Emiliano García-Page, y la del alcalde de Azuqueca de Henares y candidato 'sanchista', José Luis Blanco, hayan presentado un número suficiente de avales para ser proclamados candidatos. 

En concreto, han sido 6.740 los avales presentados por parte de la precandidatura de García‑Page en la sede del PSOE de Castilla-La Mancha, lo que representa más del 56 por ciento de los afiliados en la región, y cinco veces más de los avales requeridos. De estos, tras el recuento por parte de la Comisión de Ética y Garantías, se han dado por válidos 6.401

Por su parte, Blanco ha registrado un total de 2.189 avales, lo que implica que 18 de cada 100 militantes socialistas, de los cerca de 12.000 con los que cuenta el partido en la región, le han dado su aval, aunque finalmente los considerados válidos han sido 2.019

Este miércoles se cerrará el plazo para la presentación de recursos, y cumplido el mismo, con los candidatos proclamados oficialmente ‑de momento son candidatos provisionales‑, arrancará la campaña de información que concluirá un día antes de la jornada de votación, prevista para el próximo 30 de septiembre. 

Un nuevo cara a cara entre 'susanistas' y 'sanchistas' ‑por mucho que se intenten apartar del foco esas querencias, siguen ahí‑ que pone sobre la mesa dos propuestas distintas con planteamientos significativamente alejados en diversos aspectos. 

Uno de ellos es el de la bicefalia, sobre la que ambos precandidatos han insistido durante la recogida de avales. Una diferenciación entre quien lidere el partido y quien sea el candidato a la Presidencia de la Junta de Comunidades que para Emiliano García-Page no debe existir, ya que en su opinión debe ser la misma persona quien lidere el partido a nivel regional y también quien intente revalidar el Gobierno en Castilla-La Mancha para el Partido Socialista. Por su parte José Luis Blanco ha defendido el planteamiento bicefálico, que distinga entre lo interno y lo externo al PSOE, que "transforme" la historia del partido. 

También se pone sobre la mesa el papel que debe tener la militancia. Representante de la cual se ha autoerigido la candidatura de José Luis Blanco, apelando a los verdaderos valores de la izquierda, y sin desaprovechar tampoco la ocasión para atacar al contrincante por los "sillones" que supuestamente desde su candidatura se habrían ofrecido a cambio de obtener apoyos.  

Y frente a ello un Emiliano García-Page que hace énfasis en el trabajo que costó echar a Cospedal y la necesidad de seguir apostando por la labor que se viene realizando desde el Ejecutivo que preside para que la hoy ministra de Defensa "no vuelva" a gobernar en la región. Un proyecto que pretende consolidar las reformas puestas en marcha en estos dos años para la recuperación de derechos y garantías sociales perdidos, e impedir que vuelvan los recortes y la gestión "sin alma" del PP. 

BLANCO HABLA DE CAMBIAR LA HISTORIA

Esta será la primera ocasión en la que el PSOE regional elija a su secretario general en un proceso de primarias y para Blanco supone el inicio de "un tiempo nuevo" en el partido. No solo porque vaya a ser la militancia la que elija a su secretario general, sino porque quieren que "desaparezcan para siempre las coacciones para avalar a una candidatura, las mentiras y los embustes para desprestigiar a las otras, la oferta de sillones para que no haya urnas". 

Sin embargo, a pesar de la campaña "sucia y canalla" que denuncia Blanco, "va a haber urnas y posibilidad de democracia interna". Y es que, asegura, el próximo 30 de septiembre las urnas se llenarán "de votos libres de presiones a la candidatura de la militancia". 

Así, convencido de que los militantes del PSOE apoyarán de forma mayoritaria su propuesta para el partido en la región, acudía Blanco el pasado viernes a la sede de Santa María la Blanca a registrar sus avales, y donde quiso dar las gracias "a todas las personas que creyeron en el modelo de este nuevo PSOE; a los que elaboraron, defendieron y votaron las resoluciones; a las personas que lo han transmitido; a los que lo han apoyado recogiendo avales, a los compañeros que han luchado por este nuevo PSOE". 

Sus sensaciones son "muy positivas", porque así se lo han transmitido los compañeros a los que ha "mirado a los ojos", con los que ha hablado y a los que ha escuchado, durante su recorrido por la región. 

Aseguraba que su candidatura "no es contra nada ni contra nadie" y entre sus propuestas apunta "un plan de choque" para que los jóvenes se sientan representados, listas cremallera "mujer-hombre-joven", reforzar la figura del simpatizante y recuperar el contacto con la militancia, la cual ‑dice‑ se siente hoy "abandonada". 

PAGE APUESTA POR LA COHESIÓN

Por su parte desde la candidatura de Emiliano García-Page ven en el significativo número de avales conseguido un agradecimiento de la militancia a éste por haber cogido las riendas del partido en 2012, cuando se encontraba "en sus peores momentos, después de haber pasado a la oposición", y conseguir tan solo tres años después recuperar el Gobierno regional. 

Así lo señalaba el coordinador de la precandidatura de García-Page, Sergio Gutiérrez, quien fue el encargado de presentar en la sede del partido los avales. El eurodiputado volvía a hacer un llamamiento a la unidad a la candidatura encabezada por Blanco, tras subrayar que la de García-Page apuesta por la cohesión en el partido. 

Y del llamamiento a la unión al contraataque, puesto que Gutiérrez no dudaba en responder a las acusaciones del precandidato Blanco sobre el desarrollo "sucio" de la campaña, asegurando que lo que intenta el alcalde de Azuqueca de Henares es "calentar la campaña para ocultar un mal dato de avales". 
 
En este sentido, exponía que precisamente en el municipio del que es alcalde Blanco, García‑Page ha logrado reunir "cerca del 70 por ciento de los avales", al igual que en la ciudad de Toledo, por lo que opinaba que "Emiliano donde más se le conoce tiene el mayor número de avales y José Luis, donde más se le conoce, tiene el menor número de avales". 

Asegura Gutiérrez que en estos días de campaña están encontrando "ilusión, agradecimiento y también compromiso con el PSOE de Castilla-La Mancha", puesto que, en su opinión, "se trata de elegir a quien nos puede representar a todos para seguir ganando" en la región. 

Defiende así que el proyecto de Emiliano García-Page va "incluso más allá del modelo de transparencia y participación que salió del 39 Congreso" y ha subrayado que "no sobra nadie". 

Ante los intentos de calentar la campaña, pedía Gutiérrez a la candidatura de Blanco que no confundan "el cariño con la presión y lo que estamos recibiendo es un aval de cariño hacia Emiliano García-Page en su labor de secretario general y de presidente de Castilla-La Mancha", muestra de ello que tienen "el 75 por ciento de los avales presentados en el registro". 

Para el eurodiputado socialista, "lo más importante que puede salir de estas primarias es un partido fuerte y unido capaz de volver a dar la batalla a la derecha electoralmente dentro de 18 meses".