Martes, 22 de Agosto de 2017 Actualizado: 03:41 h.

Cospedal se ausentó del Día de Castilla‑La Mancha para aprobar los presupuestos de Rajoy

La votación de las cuentas del Estado provocó que la máxima mandataria del PP regional optase por su escaño frente a la butaca del Teatro Auditorio de Cuenca, donde se conmemoraron los 34 años de autonomía de Castilla-La Mancha.

Cospedal junto a Rajoy en los pasillos del Congreso de los Diputados | EFE/Archivo
Cospedal junto a Rajoy en los pasillos del Congreso de los Diputados | EFE/Archivo

CUENCA.- La última jornada de debate y votación de los Presupuestos Generales del Estado para 2017 ha impedido que dos de los expresidentes castellano-manchegos, José María Barreda y María Dolores de Cospedal, se sumasen a la celebración de los 34 años de autonomía de Castilla-La Mancha. Aunque Barreda ya no ocupa ningún cargo orgánico el PSOE regional, Cospedal sigue siendo la máxima mandataria del PP autonómico, de ahí que la conservadora haya tenido que elegir directamente entre su escaño y la butaca del Teatro Auditorio de Cuenca que acogía dicho aniversario, al que por otro lado sí ha asistido José Bono.

Un dilema el de Cospedal que, entre conmemorar el Día de Castilla-La Mancha o votar las cuentas del Ejecutivo de Mariano Rajoy, del que también forma parte, se ha saldado en favor del asiento que ocupa en el Congreso de los Diputados.

A estas ausencias también se ha referido al inicio de su discurso el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien ha lamentado no poder saludar a ningún diputado entre los asistentes, "incluyendo también a mis antecesores", al encontrarse en "una sesión trascendente" en el Congreso, como es la votación de los presupuestos. Una sesión, ha continuado con cierta ironía Page, que "me gustaría tener también a mí", para poder sacar así adelante los de este año. 

Presupuestos que son "una imperiosa necesidad", como podía comprobarse en las palabras del propio alcalde de Cuenca, el popular Ángel Mariscal, quien tan solo unos minutos antes reclamaba al presidente García-Page desde el escenario la firma de los convenios sociales, puesto que los ayuntamientos "no podemos soportar a nuestras espaldas tanta ineficacia".  

LA JUNTA Y EL PP SE ENZARZAN

Y mientras la presidenta del Partido Popular en la región celebraba el Día de Castilla-La Mancha en el Congreso de los Diputados, su número dos en la región, el secretario general del PP Vicente Tirado, arremetía contra García-Page calificando su discurso como "el más vacío de contenido" de todos los del Día de la Región. Una intervención en la que Tirado ha echado en falta un balance, de lo que "no se ha hecho", y propuestas. 

Al término del acto institucional, el secretario de los populares castellano-manchegos ha señalado que cuando no se hace balance es porque "no hay nada que decir" de lo que se ha hecho, en el caso de García-Page, durante dos años. Tirado considera que en Castilla-La Mancha "sobran palabras y faltan realidades", y por ello ha lamentado que el presidente regional que "no gobierna" y que "está en la inestabilidad", el Día de la Región sea "incapaz" de ofrecer una alternativa a la "crisis institucional" que, según el secretario general del PP, vive la Comunidad Autónoma. 

Como tampoco es capaz de hacer propuestas, siendo "lo único" que ha planteado para Cuenca que "dentro de un tiempo vendrán cosas buenas", como ya hiciera en anteriores sedes de la celebración del Día de la Región, como Talavera de la Reina o Puertollano, sin que se haya traducido en nada claro. En este sentido Tirado ha criticado el "discurso del lamento" de García-Page, a quien ha invitado a "dejar de llorar y ponerse a gobernar". 

Críticas del secretario general de los conservadores castellano-manchegos a las que ha respondido el portavoz del Ejecutivo regional, Nacho Hernando, quien le ha recordado que en el acto institucional del Día de la Región "los protagonistas tienen que ser los castellano-manchegos", personas que "nos han demostrado que en esta región, ante la adversidad, siempre aceptamos los problemas buscando soluciones con una sonrisa en la cara". Una fórmula con la que el Gobierno de García-Page está afrontando esta "situación difícil", pero que "puede suponer una oportunidad enorme para Castilla-La Mancha". 

Aclarado esto, Hernando ha considerado que cuando un presidente de una comunidad autónoma ofrece "la más absoluta de las lealtades institucionales" al Estado y al Gobierno de España, "lejos de ser una expresión vacía de contenido, demuestra que creemos en la Constitución". Un marco constitucional en el que "todos tenemos los mismos derechos" y para con el que existe la "obligación" de asegurarse que "los recursos públicos los puedan disfrutar todos los españoles". 

Una línea en la que trabaja el Gobierno de Castilla-La Mancha apoyando a los más humildes, a quienes más necesidades tienen, y que también "se han visto beneficiados de estos 34 años de autonomía". 

Hernando ha defendido así el discurso del presidente regional apelando a "la responsabilidad y el diálogo" entre todas las fuerzas políticas, especialmente entre aquellas que tienen representación parlamentaria. "Tenemos que resolver los problemas, sentarnos a solucionar las cosas", puesto que "únicamente" así "cumpliremos nuestra vocación de servicio público".