Lunes, 20 de Noviembre de 2017 Actualizado: 10:48 h.

FRACTURA INTERNA

El círculo toledano de Podemos, en pie de guerra contra la cúpula regional del partido

La asamblea de la formación morada en Toledo exige la dimisión de los miembros de la Ejecutiva que lidera José García Molina por suspender de militancia al consejero Fernando Barredo, brutalmente agredido el pasado mes de julio.

Una de las asambleas que realiza el círculo de Podemos en Toledo | Foto Archivo
Una de las asambleas que realiza el círculo de Podemos en Toledo | Foto Archivo

TOLEDO.- El círculo de Podemos en Toledo ha pedido la dimisión de todos los miembros del Consejo de Coordinación ‑Ejecutiva‑ de la formación morada castellano‑manchega debido a la sanción impuesta por dicho órgano a Fernando Barredo de Valenzuela, consejero ciudadano regional y líder de la corriente crítica 'Imagina Podemos' que fue brutalmente agredido hace escasos meses en su domicilio.

Se trata de uno de los acuerdos alcanzados en la última asamblea local, celebrada el pasado viernes, que fue apoyado por una "amplísima mayoría de los asistentes" y sin que hubiera ningún voto en contra. Así lo señalan en un comunicado, en el que califican la actuación del máximo órgano ejecutivo colegiado autonómico como "no ajustada a la normativa interna del partido", así como "injustificada y con graves consecuencias" para el afectado, para el resto de inscritos y para la misma organización. Evidencia, además, un "absoluto desprecio y desconsideración" del Consejo de Coordinación autonómico hacia este círculo. 

Cabe recordar que Barrero era suspendido cautelarmente de militancia el pasado mes de julio, tras la publicación en un periódico de ámbito nacional del testimonio de un empresario que apuntaba a una supuesta financiación ilegal por parte del portavoz del colectivo Imagina Podemos. Acusaciones que Barredo ha desmentido en todo momento, aunque eso no pudo evitar la imposición de medidas cautelares por parte de la formación morada.  

Una suspensión que afectaba a todos sus derechos como inscrito, y llevaba también a su inhabilitación como consejero regional, cargo para el que fue elegido en la II Asamblea Ciudadana de Castilla-La Mancha celebrada el pasado mes de mayo. 

Entre los argumentos del círculo toledano para pedir la dimisión de todos los miembros de la Ejecutiva que lidera José García Molina, se encuentra el hecho de que la sanción planteada contra Barredo tenga como base la aparición en un medio de comunicación nacional de la declaración de otro inscrito, "que tiene importantes desavenencias de carácter personal con el sancionado". Más aún cuando la sanción es a un consejero regional, "que ha sido muy crítico con algunas acciones políticas y organizativas de la dirección regional actual". 

Denuncian, además, que la imposición de esta medida cautelar ha supuesto para Barredo una inhabilitación para el ejercicio de sus derechos "personales y políticos", algunos fundamentales, como el de defensa, "al no haberle concedido ni un minuto de audiencia". Se ha actuado así desde la cúpula autonómica de Podemos "en contra de la presunción de inocencia y sin la instrucción de un expediente sancionador", puesto que "no hay nombrado instructor, ni existen diligencias judiciales ni policiales" ‑precisan‑, y se ha privado además de representación en dicho órgano a todos aquellos inscritos que habían votado su candidatura. 

Por otra parte, desde Podemos Toledo critican que se aplique a Fernando Barredo un régimen disciplinario contenido en los nuevos Estatutos, resultado de la transposición del documento organizativo "Mandar obedeciendo" elegido en la Asamblea de Vistalegre II, y que no han sido publicados por la Secretaría de Organización Estatal hasta el 27 de julio, por lo que su aplicación sería con carácter retroactivo, algo que tildan de "barbaridad jurídica". 

Asimismo y en torno a esta idea, recuerdan que recientemente la Comisión de Garantías Democráticas estatal ha declarado la "nulidad" de determinado contenido de estos Estatutos, en particular todo lo referido al nuevo régimen disciplinario. 

Desde el círculo toledano de Podemos recuerdan que el pasado 31 de julio, en asamblea extraordinaria, acordaban solicitar la anulación de las medidas cautelares contra Barredo, "por su gravedad y por su falta de requisitos jurídicos". Un acuerdo que fue comunicado por escrito al Consejo de Coordinación de la formación morada castellano‑manchega tan solo dos días después, y al que sin embargo todavía no han recibido "respuesta ni comentario alguno". Algo que interpretan como un "desprecio" a los inscritos en la ciudad de Toledo, una "forma de gestión antidemocrática del partido" y un "ninguneo" a los acuerdos de su círculo municipal. 

Cabe destacar que dicho círculo es la única estructura orgánica que tiene el partido morado en la capital castellano‑manchega, pues el Consejo Ciudadano cesó su actividad en septiembre de 2016. De hecho, de todas las capitales provinciales, Podemos solo tiene activo en la región un único órgano de dirección política, el de Albacete, después de que fueran disueltos los de Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara.