Martes, 20 de Febrero de 2018 Actualizado: 03:46 h.

SANIDAD

El escándalo de los médicos sin título homologado: práctica consentida por el Ministerio y usada por Cospedal

La denuncia de un jefe de servicio del Hospital de Puertollano sobre la contratación de cuatro profesionales extracomunitarios ha suscitado una polémica a la que el PP se aferra para pedir la cabeza del consejero de salud. Desde la Junta recuerdan que tienen autorización de Sanidad y que Cospedal también lo hizo.

María Dolores de Cospedal junto a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat | EFE
María Dolores de Cospedal junto a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat | EFE

TOLEDO.- El déficit de especialistas y la inminente jubilación de cuatro de cada diez de estos profesionales que ejercen en la sanidad pública son dos de los graves problemas a los que se enfrenta el sistema sanitario español. Para el segundo, desde el Gobierno se ofrece como 'alternativa' la posibilidad de que las comunidades autónomas amplíen la edad de jubilación, retrasándola hasta los 70 años, para el primero, puesto que formar especialistas lleva años, la normativa ofrece la posibilidad de contratar profesionales extracomunitarios cuyo título esté pendiente de homologación por parte del Ministerio. Una opción a la que se acogen varias comunidades autónomas, entre ellas Castilla-La Mancha, que se encuentra entre la decena de regiones que tienen problemas para contratar profesionales sanitarios de distintas especialidades. 

Un problema al que esta semana se ha tratado de elevar a nivel de escándalo, al publicar el diario ABC una información en la que se denunciaba la contratación de médicos extracomunitarios para paliar la falta de personal médico en el área de Ginecología del Hospital Santa Bárbara de Puertollano. Se señalaba así la contratación de tres médicos venezolanos, que cumplen con los requisitos mínimos, aunque con "carencias quirúrgicas" y con la especialidad sin homologar, razón por la cual habrían sido contratados como médicos generales adscritos a Ginecología. Junto a ellos, otra doctora argentina que, según la información, no cumpliría con los requisitos. 

Datos que recoge la denuncia interpuesta el pasado 11 de enero por el jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del centro hospitalario, Agustín Luque Mialdea. Un escrito en el que rechaza cualquier tipo de competencia sobre "errores o daños" que se pudieran derivar a consecuencia de la falta de preparación de estos profesionales, como ya hiciera semanas antes en un escrito dirigido al director gerente del hospital. 

En su denuncia Luque Mialdea señala que los tres profesionales venezolanos presentan "graves deficiencias en su formación quirúrgica", un hecho relevante "en el curso de las guardias", por lo que declina toda responsabilidad sobre lo que pudiera ocurrir a los pacientes. Una carencia de especialización que llevaba al jefe del servicio a establecer que estos médicos no realizarían actividad quirúrgica programada como primer cirujano, se modificarían las guardias para que estuvieran acompañados de un segundo de guardia y se trataría de evitar que coincidieran en el mismo turno. Algo que, de no ser posible, se paliaría ofreciéndose él mismo y otros médicos para atender la urgencia quirúrgica que se pudiera presentar. 

Salvedades con las que argumenta Luque Mialdea su denuncia y que ya se encuentran contempladas por el Ministerio, que permite la contratación de profesionales cuyo título esté pendiente de homologación ‑como parte de un periodo de formación‑, pero establece que en el ejercicio de sus funciones deberán estar tutelados por otro médico y no podrán intervenir en prácticas quirúrgicas

Sobre la cuarta doctora, de origen argentino, el jefe de servicio subraya en su denuncia que se "desaconsejó su contratación" tras la entrevista previa, debido a las carencias formativas que presentaba, y sin embargo fue contratada y se le asignó una consulta en un centro de salud, con el riesgo que supone que pacientes "puedan ser mal diagnosticados". 

EL GOBIERNO REGIONAL RESPONDE

Tras el revuelo mediático, desde el Gobierno que preside el socialista Emiliano García‑Page tienen claro que se trata de un intento de generar polémica por parte del Partido Popular con la intención de "esconder las vergüenzas del pasado".  

Y es que, recuerda el portavoz del Ejecutivo autonómico, Nacho Hernando, Castilla-La Mancha "es ahora" la región que más plazas de Médico Interino Residente (MIR) está sacando de todo el país. Plazas que fueron recortadas durante la legislatura de María Dolores de Cospedal, de lo que se deriva la falta de especialistas en estos momentos. Por ello, desde el actual Gobierno se amplían las plazas, para "formar profesionales que nos faltan" y en cuyas especialidades hay "dificultades para contratar". 

Cabe recordar que en la anterior legislatura los fondos para formación de médicos especialistas se recortaron un 70 por ciento en Castilla-La Mancha, de ahí que el número de profesionales con la correspondiente especialidad se haya reducido considerablemente, unido al gran número de sanitarios que tras formarse en España tuvieron que marchar a otros países para poder trabajar. 

En este sentido, Hernando ha recordado que no solo se trata de ginecólogos, sino de anestesistas y otras muchas especialidades de las que hay escasez de profesionales, y se tienen problemas para contratar. 

De ahí que estas contrataciones a médicos extracomunitarios, mientras que se encuentran a la espera de homologación de su título, sean admitidas por el Ministerio, que contempla en su normativa que mientras que se verifican sus estudios puedan realizar "labores de apoyo". Profesionales que, por otra parte, "a lo mejor dentro de tres meses tienen su título homologado". 

Creen que los 'populares' tratan de suscitar polémica "donde no la hay", y por ello se preguntan cuál es la opinión al respecto "tanto de Dolores como de Dolors" ‑refiriéndose así a Cospedal, actual ministra de Defensa, presidenta del PP de Castilla-La Mancha y expresidenta regional, y a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat‑ "para ver si tienen la valentía o la desfachatez de decir que esto no es algo que el Ministerio ha aprobado". Y es que, continuaba Hernando, "ambas saben que ésta es una normativa del Ministerio" que ve aceptable la contratación de médicos extracomunitarios a la espera de la homologación de su título, ante la falta de profesionales. 

COSPEDAL TAMBIÉN LO HIZO

Y es que los que ahora se llevan las manos a la cabeza, no lo hicieron cuando era Cospedal la que estaba al frente del Gobierno de Castilla-La Mancha. En aquel momento se contrató también a personal sanitario extracomunitario con titulación, pero sin la homologación por parte del Ministerio. 

Entonces al frente de la Consejería se encontraba el hoy diputado y portavoz de Sanidad del PP, José Ignacio Echániz, quien no habría puesto reparos en la contratación de diversos profesionales en esta situación, tales como una ginecóloga salvadoreña o una anestesista mejicana. En concreto, fuentes de la Consejería de Sanidad han confirmado a PeriódicoCLM que durante el Gobierno de Cospedal se realizaron, al menos, cuatro contrataciones de profesionales sanitarios en circunstancias similares a las denunciadas ahora en el Hospital de Puertollano. Sin embargo hoy, desde la oposición, los conservadores piden la cabeza del actual consejero, Jesús Fernández

Así lo hacía en rueda de prensa la presidenta del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes regionales, Ana Guarinos, quien advertía de las importantes consecuencias para la salud de las mujeres que puede tener, y se preguntaba si esta situación se está produciendo también en otros hospitales o centros sanitarios de la región. 

Desde el PP consideran que se tendrá que aclarar "qué personas no han sido correctamente atendidas", y por ello animan a todas aquellas mujeres que se encuentren en esta situación a comprobar si han sido atendidas por un médico con titulación oficial y, en su caso, "reclamar y denunciar" para que puedan ser revisadas por un ginecólogo titulado. 

Finalmente, la presidenta de los 'populares' en el Parlamento regional criticaba que García-Page esté dedicando dinero de los castellano-manchegos para "realizar publicidad y autobombo", al enviar cartas postales desde la Presidencia a la Junta a las mujeres de la región para anunciar programas sanitarios, como el de detección precoz de cáncer de cuello de útero, "en lugar de contratar profesionales sanitarios con titulación oficial que puedan atender a las castellano-manchegas dignamente". 

LOS SOCIALISTAS PIDEN COHERENCIA

Manifestaciones ante las que desde las filas socialistas se pedía coherencia, puesto que por esa misma razón se deberían pedir también las dimisiones de la ministra de Sanidad que autoriza estas contrataciones y de los consejeros de salud de las comunidades autónomas donde gobiernan los 'populares' y se hace lo mismo que en Castilla-la Mancha. 

Así lo señalaba en rueda de prensa la portavoz del PSOE en las Cortes, Blanca Fernández, quien llamaba la atención sobre el hecho de que el actual jefe de servicio de Ginecología del Hospital de Puertollano, que también lo era con Cospedal, "denuncie ahora que se contraten profesionales y se refuerce un servicio, pero no dijera nada y no denunciase cuando en la anterior legislatura se despedían médicos o se recortaba en Sanidad". Motivos por los que su denuncia –apuntaba Fernández- parece responder "a otras motivaciones que van más allá de las sanitarias".