Lunes, 11 de Diciembre de 2017 Actualizado: 23:33 h.

TENSIÓN EN EL BIPARTITO

Page desautoriza la reunión de su vicepresidente de Podemos con Junqueras en Barcelona

El presidente de Castilla-La Mancha impide que el líder regional de Podemos se reúna con Oriol Junqueras en calidad de vicepresidente segundo, como pretendía. Un evento que desconocía Emiliano García-Page, y al que José García Molina acude finalmente en representación de su partido.

El vicepresidente segundo de Castilla-La Mancha y líder regional de Podemos, José García Molina | EFE/Archivo
El vicepresidente segundo de Castilla-La Mancha y líder regional de Podemos, José García Molina | EFE/Archivo

TOLEDO.- Poco más de un mes ha pasado desde la entrada de Podemos en el Gobierno de Castilla-La Mancha y las primeras chispas ya han saltado, en este caso a costa del referéndum catalán. El secretario general de Podemos en la región, José García Molina, cerraba para hoy viernes una reunión en Barcelona con el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, aunque lo hacía en su calidad de vicepresidente segundo de la Junta, tal y como rezaba su convocatoria. 

Encuentro del que no tenían constancia en el Palacio de Fuensalida, y que una vez conocido hacía que inmediatamente se avisara a Molina de que no podía acudir como representante del Gobierno regional a un encuentro con el que el Ejecutivo no estaba de acuerdo.  

Y es que de sobra es conocida la posición del Ejecutivo castellano‑manchego y del presidente regional, Emiliano García-Page, respecto al 1-O y su defensa de la unidad de España. Cuestiones que García Molina parece haber pasado por alto, intencionadamente o no, y que le han llevado a plantear este órdago haciendo visible a nivel nacional su posicionamiento respecto al referéndum, fotografiándose con el Gobierno de Carles Puigdemont. 

Cabe recordar que, hace unos días, en una entrevista a la agencia EFE, García Molina se posicionaba en contra del referéndum convocado para el 1 de octubre, afirmando que no suele "defender nada ilegal", aunque sí declaraba apostar por el derecho a decidir. 

Sobre si Cataluña debería celebrar un referéndum para votar su posible independencia de España, defendía "la libertad de elegir", no solo en Cataluña, sino "en cualquier lugar, también en Castilla-La Mancha, sobre temas esenciales en la vida de las personas". Consultas que sin embargo, apuntaba, debían hacerse "con garantías, no contraviniendo todos los reglamentos y generando una tensión política que va a acabar pagando la ciudadanía". 

Respecto a si los catalanes debían participar o no el 1 de octubre, señalaba que "cada uno tiene que hacer lo que en conciencia piense", y apostillaba: "No le diré jamás a nadie si tiene que ir a votar o no y, mucho menos, qué debe votar". 

Y de las palabras ha pasado a los hechos, planteando una reunión con el vicepresidente del Gobierno catalán, que pretendía ser un de tú a tú entre iguales, y que se ha tenido que quedar, al menos sobre el papel, como un encuentro entre el representante de un gobierno y el de un partido a nivel regional. 

Por su parte, desde el Ejecutivo que preside García-Page también se le advertía a García Molina de que en caso de que realice alguna declaración en su calidad de miembro del Gobierno regional se le desautorizará de forma inmediata. 

Un aviso que llevaba a la formación morada castellano‑manchega a modificar la previsión remitida a algunos medios de comunicación, señalando ya que García Molina se reuniría con Oriol Junqueras en su calidad de representante del partido de Pablo Iglesias. 

Un cambio del que, sin embargo, se debieron de olvidar comunicar a la Generalitat, en cuya web han seguido anunciando la reunión del vicepresidente del Gobierno catalán y consejero de Economía y Hacienda, "con el vicepresidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José García Molina". 

Explican que el objetivo de la reunión es "expresar y poner de manifiesto la voluntad de ambos gobiernos en la defensa de la democracia y las libertades"

CAMBIOS, APLAZAMIENTOS Y NUEVA CONVOCATORIA

La reunión, que estaba prevista para este mediodía, se celebraría en la sede de la Consejería de Vicepresidencia y de Economía y Hacienda. Después de la misma estaba contemplado que "los dos vicepresidentes" atendieran a los medios de comunicación. 

Sin embargo, el encuentro ha quedado pospuesto para las cuatro de la tarde, y media hora después los medios gráficos podrán tomar imágenes del encuentro. Una actualización de la agenda que la Generalitat realizaba en torno a la una y media de la tarde, aunque en su convocatoria sigue manteniendo que Junqueras se reúne "con el vicepresidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha".

Dos horas después, y puesto que el vicepresidente Junqueras se encontraba "a la espera" de que se produjera "la liberación de Lluís Salvadó y de Josep Maria Jové", se ha emitido un nuevo aviso comunicando que la reunión "con el vicepresidente de la Junta" -insistían desde la Generalitat en el cargo con el que acudía García Molina a Barcelona- quedaba aplazada "sin fecha".

Pero un nuevo cambio en la agenda quedaba por plantear, y finalmente se ha vuelto a convocar el encuentro, siempre entre ambos vicepresidentes. La cita con los medios gráficos a las cinco de la tarde. Después está previsto que Junqueras y García Molina hagan "una breve atención institucional".

Una visita a la Ciudad Condal durante la cual García Molina aprovechaba también para intervenir en directo en el programa de La Sexta 'Al Rojo Vivo', en el que ha subrayado lo "crispados" que están los ánimos con la situación en Cataluña, y ha abogado por que en momentos de "conflicto político" como los que no se vivían desde hace años es necesario intentar "volver al diálogo".

Asimismo precisaba sobre su visita a Barcelona, que acudía a ella "para poder entender y poder conversar sobre lo que está pasando", y también poder ofrecer su punto de vista y "establecer un cauce de diálogo político que es lo que más está faltando estos días".