Sábado, 10 de Diciembre de 2016 Actualizado: 08:44 h.

RECUPERAN EL DERECHO A LA BAJA POR MATERNIDAD

Castilla-La Mancha tumba la orden de Cospedal que permitía despedir profesoras embarazadas

Aunque la modificación de la polémica normativa impulsada por el Partido Popular se ha oficializado ahora, la verdad es que los despidos fueron paralizados tras la llegada de Emiliano García-Page.

María Dolores de Cospedal, expresidenta de Castilla-La Mancha | EFE
María Dolores de Cospedal, expresidenta de Castilla-La Mancha | EFE

Ser madre y docente interina ya no será un problema en Castilla-La Mancha. Después de años de calvario para las trabajadoras públicas del sector educativo, el Gobierno de Emiliano García-Page ha decidido modificar la normativa que regula el acceso a las plazas de interinas, con el fin de reconocer el derecho a la baja por maternidad.

Desde ahora “no se podrá revocar el nombramiento como interina de una maestra embarazada que cause baja médica”, y cuando a esta le adjudiquen un destino donde impartir clase se le pondrá a un sustituto, “consiguiendo que se pueda incorporar a su plaza cuando acabe el permiso”, ha explicado a periodicoclm.es el portavoz del Ejecutivo regional, Nacho Hernando.

Estos derechos se perdieron en agosto de 2013 durante la legislatura del Partido Popular. Por aquel entonces, la Consejería de Presidencia aprobó una nueva legislación que cambiaba por completo las relaciones entre la Administración Pública y los funcionarios.

Entre dichos cambios, la orden impulsada por los ‘populares’ obligaba a las mujeres interinas en estado de embarazo a declararse en situación de no disponibilidad durante el periodo en el que estuvieran de baja. De este modo, pasaban a no estar contratadas, perdiendo así su salario y el reconocimiento del tiempo que habían trabajado con anterioridad.

Normativa machista

Una pérdida de derechos por partida doble y de corte completamente machista, ya que discriminaba exclusivamente a las mujeres e interfería en sus libertades sexuales y reproductivas. Este aspecto, además, era incompatible con la legislación estatal, pues vulneraba la Ley para la Igualdad efectiva entre hombres y mujeres de 2007 y el Artículo 14 de la Constitución Española, que prohíben todo tipo de discriminación por sexo.

A pesar de la evidente exclusión, el consejero de Educación del Partido Popular, Marcial Marín, llegó a negar públicamente que existiera, en la modificación realizada por Cospedal, ese tipo de perjuicios hacia el colectivo de las embarazadas. En un comunicado, la Consejería aseguró que “la orden con que regula el acceso a los puestos de trabajo de docentes en régimen de interinidad, en ningún caso determina criterios para el cese de funcionarios interinos por razón de embarazo”.

Sentencias judiciales declararon nulos los despidos

Todo ello causó la indignación de los sindicatos educativos y de las formaciones políticas que por aquel entonces se situaban en la oposición. Concretamente, la portavoz regional del PSOE, Blanca Fernández criticó que Cospedal se “llenara la boca” diciendo que estaba comprometida con la maternidad mientras que permitía que se echara a la calle a las profesoras interinas que iban a ser madres.

Además, la dirigente socialista también puso de manifiesto las tres sentencias judiciales que declararon nulos los despidos efectuados con este tipo de procedimiento.

Los despidos se paralizaron con la llegada de Page

La situación cambió radicalmente con el cambio de Gobierno que se produjo en Castilla-La Mancha tras las elecciones. Después de comprometerse a poner fin a la orden de Cospedal, el nuevo Ejecutivo de García-Page decidió no aplicar el procedimiento aprobado por el Partido Popular, y aunque así ha sido, dicho criterio no se ha oficializado hasta esta semana.

Sobre este asunto, la viceconsejera de Educación, Universidades e Investigación, María Dolores López ha explicado que “se ha regulado una situación que en la práctica García-Page venía realizando, pero que no estaba recogida en la norma”.

Concretamente, la modificación que han impulsado los socialistas recoge que “las personas aspirantes que accedan a la maternidad o a procesos asociados al embarazo o la maternidad, tales como la lactancia materna, riesgo durante el embarazo o durante la lactancia, puedan seguir disfrutando de los derechos reconocidos en la situación de maternidad o el proceso asociado, aun en el caso de serles asignadas una plaza en la función pública, manteniéndoles el puesto correspondiente a dicha asignación”.