Domingo, 19 de Noviembre de 2017 Actualizado: 14:48 h.

CON EL 78% DE LOS VOTOS A FAVOR

Las bases de Podemos dicen 'sí' a entrar en el Gobierno de Page

La formación morada entrará en el Ejecutivo de Castilla-La Mancha. En total han sido 4.584 los votos emitidos, de los cuales 3.562 han dicho 'sí' a los Presupuestos y el pacto de Gobierno con el PSOE, mientras que por el 'no' se han decantado 1.006 militantes.

Emiliano García-Page junto a José García Molina | Foto: Ignacio López
Emiliano García-Page junto a José García Molina | Foto: Ignacio López

TOLEDO.- Las bases de Podemos en Castilla-La Mancha han ratificado con su voto el apoyo de su formación al segundo proyecto de presupuestos regionales de este 2017 y a la entrada en el Gobierno de Emiliano García-Page. En total han sido 4.584 los votos emitidos en esta consulta, de los cuales 3.562 han sido en sentido afirmativo, mientras que 1.006 en contra

Datos que ha dado a conocer en rueda de prensa la secretaria de Organización de la formación morada castellano-manchega, María Díaz, quien acompañada por el líder regional del partido, José García Molina, ha calificado esta consulta como "un hecho histórico" al haberse superado "todos los niveles de participación" de consultas realizadas anteriormente en Castilla-La Mancha.  

Un porcentaje de participación que Díaz ha situado en el 48,1 por ciento de los 9.529 inscritos activos con los que cuenta Podemos en la región. Una cifra considerablemente inferior a la del número total de inscritos, que hace tan solo unos días el propio García Molina situaba en torno a los 15.000, mientras que los activos sobre los 10.000, aunque no precisaba cifras concretas. Tomando como referencia el dato total de los inscritos en la región, en esta consulta la participación se habría situado en el 30,56 por ciento. 

Sean 15.000 o sean 10.000 los inscritos que se quieran tomar como referencia, lo cierto es que la participación en esta consulta sobre los presupuestos y la entrada en el Gobierno de Castilla-La Mancha ha generado una mayor movilización de las bases. En junio de 2015 fueron 1.888 afiliados los que votaron en la consulta para facilitar la investidura de Emiliano García-Page como presidente de la Junta de Comunidades, mientras que en el último proceso de primarias, celebrado este mes de mayo y en el que García Molina era reelegido como secretario regional, cuando fueron 3.075 los inscritos que emitieron un voto. 

En esta ocasión, el 77,98 por ciento de los votos emitidos han sido a favor de la propuesta, mientras que el 22,02 por ciento ha dicho que 'no'. Díaz ha destacado en este sentido que "3 de cada 4 votos han apostado por el sí", lo que representa "un mandato claro de nuestras bases en Castilla-La Mancha", que piden "un gobierno que marque un perfil propio, que tenga control sobre sus propias políticas". 

En este sentido, la secretaria de Organización de Podemos ha asegurado que van a gobernar "con el PSOE pero nunca para el PSOE", y en todo momento "para las gentes de Castilla-La Mancha". 

Se ha mostrado así convencida de que "empieza un nuevo tiempo político en la región", en el que no se va a defraudar "a la mayoría aplastante" que ha votado por el sí; "es el momento de demostrar que sabemos pelear", ha sentenciado. 

"Nunca hemos tenido miedo a asumir nuestras responsabilidades, sabemos que no va a ser tarea fácil", ha apuntado, pero por ello "nos vamos a dejar la piel para que Castilla-La Mancha sea el ejemplo de lo que se puede hacer cuando se quiere hacer", de que "se puede gobernar de otra manera".

"ALTO Y CLARO" 

Han respondido así a la pregunta: "¿Crees que Podemos CLM debería votar sí a los presupuestos si con un acuerdo de gobierno se garantiza la puesta en marcha y control de políticas propias como la Renta Garantizada o el Plan de Garantías Ciudadanas?". Un interrogante que ha sido criticado por aunar en una única pregunta las dos cuestiones que estaban en juego en esta consulta, por una parte la aprobación de los presupuestos regionales y por otra la entrada en el Ejecutivo de García-Page de dos miembros de la formación morada, ocupando una Vicepresidencia y una Consejería. 

Una polémica a la que García Molina ha dado respuesta durante su breve intervención en el turno de preguntas en la rueda de prensa celebrada en las Cortes, señalando que "cuando la gente habla, no hay pregunta que se le resista". "La gente ha hablado claro" y ahora toca "cumplir el mandato de la gente". 

Preguntado sobre las críticas suscitadas en un sector de su partido, ha señalado que la defensa de posiciones distintas es "legítima" y se debiera hacer "siempre desde la lealtad y la fraternidad". Por ello, y una vez resuelta la consulta, "de manera tan clara", "no sé si se tienen que acallar o no, pero se tienen que acatar". Ha subrayado así que la asamblea "es soberana" y en esta ocasión ha hablado "alto y claro", por lo que "nos toca a todos, hayamos defendido lo que hayamos defendido, acatar lo que ha decidido". 

"Estamos en un momento nuevo, distinto", en el que "en Podemos hay un debate de fondo que hay que resolver", el de "ser oposición permanente o un gobierno diferente". Considera que el debate es lícito, puesto que hay quienes ponen más acento en los riesgos y quienes lo hacen en las oportunidades. En su caso se apuesta por esto último, y como ya recogía en el documento con el que se presentaba a las primarias hace unos meses, su planteamiento es el de "madurar sin envejecer" y estar "preparados para gobernar". Con esta decisión, asegura, "estamos haciendo las dos cosas". 

VICEPRESIDENCIA Y CONSEJERÍA

Una decisión que conlleva la entrada de dos personas en el Gobierno regional, sobre cuyos nombres tampoco ha avanzado nada el secretario regional de Podemos. "Los nombres, a día de hoy, es algo secundario", ha afirmado García Molina.  

Las funciones a asumir, según la oferta hecha pública por el presidente castellano-manchego, serían las de una Vicepresidencia que, explica Molina, "compartirá" las áreas propias de la ya existente, como son la transparencia institucional, participación ciudadana. 

La otra incorporación de Podemos al Ejecutivo autonómico se realizará a través de "un ente con rango de Consejería", en el que "un consejero o consejera", ha señalado Molina, "se ocupará de garantizar el Plan Podemos", cuyos tres pilares son "nadie sin casa, nadie sin suministros y nadie sin renta".  

Sin embargo, desde el partido morado castellano-manchego aseguran estar pensando más "en un equipo" que en personas concretas, que únicamente "serán la cara más visible" de ese grupo de personas "que sea y se vea competente en lo técnico, lo político y lo comunicativo", porque ‑advierte García Molina‑ "será necesario hacer mucha pedagogía". Un equipo que tendrá que implementar la renta garantizada en la región, "esperemos el año que viene", ha apostillado. 

Recuerda el secretario regional de Podemos que se trata de "una fórmula nueva", al no ser la típica entrada en un Gobierno en el que ya hay consejerías establecidas y se saca a alguien de una para meter a otra persona. 

Para García Molina la cuestión no reside en si se entra a formar parte de un gobierno del PSOE, sino si se es capaz de gobernar "con el PSOE", pero ha querido dejar claro que son "dos partidos distintos, dos estilos distintos y en algunos puntos dos almas distintas". 

Todavía no hay cerrada una fecha ni plazos concretos para esa entrada en el Gobierno, aunque es algo que se podría cerrar hoy mismo, tal y como ha apuntado el propio García Molina, quien después de la rueda de prensa hablaría con García-Page. "Tenemos que llamarnos, cuando nos llamemos todo el mundo lo sabrá", ha apostillado. 

De quien sí había recibido mensajes antes ha sido de varios compañeros de partido, entre ellos el secretario general, Pablo Iglesias, felicitándole por el resultado de la consulta.  

Cabe recordar que era el pasado 13 de julio cuando, tras una reunión mantenida en el Palacio de Fuensalida, sede del Gobierno regional, el presidente García-Page y el líder autonómico de Podemos anunciaban el ofrecimiento que estaba sobre la mesa: luz verde a los presupuestos de 2017 y dos sillones en el Consejo de Gobierno. Una puesta en escena del acuerdo alcanzado ‑todo parece indicar que días antes según algunas informaciones publicadas al respecto‑, en la que se apuntaba no obstante que serían las bases de la formación morada las que tuvieran la última palabra.