Miércoles, 22 de Noviembre de 2017 Actualizado: 13:32 h.

EXCLUSIVA: EL 'PELOTAZO' DE ALMOGUERA

PACMA exige demoler la plaza de toros que está en el punto de mira de la Fiscalía

El Partido Animalista reacciona así a la exclusiva de PeriódicoCLM que desvela que el recinto taurino de Almoguera (Guadalajara) se construyó sin permisos ambientales y desmantelando 17.000 m² de monte reforestado con dinero público.

La plaza de toros de Almoguera se construyó sobre monte reforestado y sin los permisos ambientales | periodicoclm.es
La plaza de toros de Almoguera se construyó sobre monte reforestado y sin los permisos ambientales | periodicoclm.es

GUADALAJARA.- El Partido Animalista (PACMA) ha exigido públicamente al alcalde de la localidad alcarreña de Almoguera, el ‘popular’ Luis Padrino, la demolición de la plaza de toros para cuya construcción se han tenido que desmontar unos 17.000 m² del monte ‘Los Cerros’, reforestado con dinero público.

“Donde antes había un preciado recurso natural en Almoguera, ahora se levanta un lugar para la tortura de animales”, denuncia PACMA, que ha criticado también que este caso es “un ejemplo más del escaso valor que los políticos actuales dan a los recursos naturales y los hábitats de los animales”.

Así ha reaccionado la formación animalista a la exclusiva de PeriódicoCLM, que pone de manifiesto las irregularidades de un ‘pelotazo’ urbanístico en Almoguera, compuesto por más de doscientas viviendas, kilómetros de viales y la propia plaza de toros, cuyas construcciones no tienen evaluación de impacto ambiental, ni autorización por parte de la Dirección Provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural.

Edificaciones que han arrasado con terrenos que fueron reforestados bajo la forma jurídica de consorcio, aportando el Ayuntamiento el suelo y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha inversión para su recuperación, y cuyo vuelo y aprovechamiento ‑es decir, lo que crece por encima de la tierra‑ corresponde a la Administración regional hasta el año 2068.

Sobre el caso particular de la plaza de toros, el informe de la Dirección Provincial desvelado por este medio señala que existe una denuncia de los agentes medioambientales registrada en julio de 2006, "por tala y descuaje del arbolado en terrenos del monte […], afectando a una superficie de una hectárea". Pero solo unos meses más tarde, en abril, existía una nueva comunicación de los agentes señalando que la superficie desmontada se había ampliado en 7.000 metros cuadrados más. Actuaciones ambas con eliminación de la cubierta forestal para las que no consta la existencia de los permisos correspondientes.

Un cúmulo de presuntas irregularidades que ahora investiga la Fiscalía General del Estado para aportar luz sobre todo lo sucedido, que se depuren responsabilidades si es necesario y aclarar a los propietarios las viviendas la situación en la que se encuentran y lo que puede suceder con ellas.

Ante esta situación, PACMA reclama al regidor del Partido Popular que, “al margen de las consecuencias judiciales que tenga que asumir derivadas de esta sospechosa actuación“, derribe la plaza de toros y vuelva a reforestar la zona. “El cuidado y respeto al Medioambiente debería estar por encima de un espectáculo cruel”, concluyen.

PADRINO Y PACMA YA SE CONOCÍAN

El alcalde Luis Padrino y PACMA ya habían cruzado sus caminos antes de que PeriódicoCLM sacara a la luz el escándalo del ‘pelotazo’ de Almoguera. Concretamente, en enero de 2011, la formación animalista denunció a este regidor alcarreño por un presunto delito de prevaricación administrativa al prohibir la grabación de los encierros del municipio de forma indirecta.

En este sentido, una normativa aprobada por el Consistorio que preside Padrino recogía que sólo podrían grabar o tomar fotografías aquellas personas que tengan una Orden Judicial o estén autorizadas por el Ayuntamiento, "previo pago de lo establecido en la Ordenanza Fiscal correspondiente, por importe de 200.000 euros".

“Parece que la intención del alcalde es vetar la difusión de unos encierros que vienen siendo denunciados por los defensores de los animales”, criticaron en aquel momento desde PACMA. Según indicaron, dicha ordenanza no fue publicada hasta más de seis meses después de su aprobación, en un intento de evitar que la misma fuera recurrida.

Un año más tarde, en abril de 2012, dos meses después de que la Justicia admitiera a trámite de la querella, el polémico regidor volvió a ocupar las portadas de los medios de comunicación tras las críticas de PACMA, que le acusaban de negarse a responder al abogado de los animalistas, alegando que "no responde a los antitaurinos".