Viernes, 22 de Septiembre de 2017 Actualizado: 08:18 h.

ENTREVISTA | ÁLVARO GUTIÉRREZ

"Cuando los gestores estamos comprometidos, las cosas funcionan como tienen que funcionar"

Álvaro Gutiérrez Prieto desgrana sus logros al frente de la Diputación Provincial de Toledo. Entre las asignaturas pendientes, dar carpetazo al asunto del barco de Ciudad de Vascos que compró el anterior Gobierno del PP; de momento su venta será el primer paso.

Álvaro Gutiérrez Prieto, presidente de la Diputación de Toledo | periodicoclm.es
Álvaro Gutiérrez Prieto, presidente de la Diputación de Toledo | periodicoclm.es

El pasado 25 de junio se cumplían dos años desde su toma de posesión como presidente de la Diputación. Tras un primer año en el que se daba un giro completo a la institución provincial, han tenido un segundo año para consolidar este nuevo planteamiento. ¿Qué balance hace en el ecuador de la legislatura?

De estos dos años el balance que tenemos que hacer de la acción de gobierno en la Diputación ha sido cambiarle la imagen; le hemos devuelto el prestigio, ese carácter de utilidad de la propia Diputación. Hemos dado la vuelta a unas políticas verdaderamente inexplicables, a lo que realmente tiene que ser la Diputación, centrada en las personas, en los municipios, en ser útil para los ciudadanos.

La anterior legislatura fue una época en la que las políticas eran completamente equivocadas, antisociales, caprichosas, y se dio una imagen de la Diputación absolutamente negativa. En estos dos años nos hemos ocupado y preocupado de devolverle a la institución provincial ese prestigio que perdió y a demostrar que somos útiles y necesarios. Lo hemos conseguido a base de mucho trabajo, de cambiar la forma de gobernar, de ser cercanos, dialogantes, transparentes y colaboradores con la ciudadanía. La gente se ha percatado no solo que hubo un cambio de siglas en el Gobierno, sino fundamentalmente de actitudes.

Dos años al frente de la Diputación gracias al apoyo de otras dos formaciones, sin que entrasen en el Gobierno. ¿Cómo es la relación? ¿Mantienen el mismo entendimiento que hace dos años?

Sí, fue un acuerdo de investidura, no el de un Gobierno de coalición. El Gobierno lo ejerce el PSOE y tengo que decir que con el entendimiento prácticamente absoluto de Ciudadanos e Izquierda Unida.

El objetivo tanto de PSOE, IU y Ciudadanos era cambiar la forma de gobernar, pasar de una época gris y oscura a una época de luz y color, de transparencia absoluta. En este objetivo coincidimos los tres, en la necesidad de hacer políticas para el ciudadano, de ayudar a quienes trabajan por la igualdad de oportunidades y trabajar nosotros por ella; de pasar de sectarismos a la transparencia y al reparto equitativo e igualitario. Compartimos mucho, dialogamos mucho y consensuamos mucho.

Somos tres formaciones políticas distintas, con diferentes puntos de vista, evidentemente, pero en lo fundamental estamos de acuerdo y nos ponemos de acuerdo. Y cuando hay diferencias, porque las hay, nos sentamos, hablamos, dialogamos, y hasta ahora hemos conseguido llegar a un acuerdo siempre.

La relación yo creo que es francamente buena, porque está basada en la lealtad, en el servicio al ciudadano, en el respeto y la responsabilidad, por lo que creo que está llamada a ser duradera.

¿Cree que terminarán la legislatura con este nivel de entendimiento?

Ahora mismo no tengo motivos para pensar que no vaya a ser así. Llevamos dos años de entendimiento puro, de diálogo claro y sincero, y gracias a eso están saliendo las cosas bien. Las cosas salen bien no solo por el Gobierno que propone, sino también porque hay dos personas [la entrevista se realiza días antes del fallecimiento del diputado de C's, Antonio López] que actúan con responsabilidad y que hasta ahora han puesto por encima de los intereses personales o partidistas el interés de la ciudadanía. Creo que con esos mimbres hay buen cesto, que tiene que durar el resto de la legislatura.

Uno de sus compromisos al tomar posesión fue sacar a la Diputación de Toledo de entre las entidades más opacas de España. ¿Se ha conseguido ya? ¿Qué medidas se han adoptado para lograrlo?

La Diputación de Toledo estaba en los últimos puestos del ranking de transparencia de todas las diputaciones de España. En estos dos años hemos ganado muchas posiciones, pasando del 50 al 21. Es un gran avance en tan solo dos años y vamos a seguir haciéndolo.

Una de las medidas ha sido la creación del área de Transparencia, por ejemplo. Actuamos con total transparencia, de modo que todas las ayudas que se adjudican a los municipios, los convenios... Absolutamente todo lo publicamos en el Boletín Oficial de la Provincia. Durante los cuatro años de Gobierno del PP y del señor Tizón, todas las ayudas que se concedieron se guardaron en una absoluta opacidad, no se publicaron en el Boletín, como era su obligación. Las hemos tenido que publicar nosotros, las suyas y las nuestras. Vamos a seguir publicando cada una de las ayudas, subvenciones que se repartan, eso es transparencia.

Otro ejemplo, el acceso a la función pública, a cualquier puesto de trabajo de la Diputación Provincial, ahora se hace a través de bolsa. Se han abierto 28 bolsas que han creado unos 1.000 puestos de trabajo, regularizando así el acceso a la Diputación. Ahora los exámenes que se hacen los corrige una máquina, sin intervención humana, lo que garantiza la igualdad de oportunidades, la no intervención, la transparencia.

Aunque se han dado esos pasos, desde la oposición el Partido Popular sigue acusando al Gobierno de sectarismo a la hora de repartir subvenciones y ayudas.

Es una acusación que no tiene ningún sentido. Creo que están intentando devolver los golpes que recibieron, pero cuando nosotros decíamos que su reparto era sectario, lo era. Están intentando decir lo mismo, pero es que ahora los repartos se hacen con criterios objetivos, y tan es así que publicamos las cantidades. Si fuera sectario, si tuviésemos algo que ocultar, haríamos lo que hicieron ellos, no publicarlo en ningún momento. No publicaron ni una sola ayuda porque no podían hacerlo, querían ocultarlo, era sectarismo puro y duro.

Ahora repartimos con criterios objetivos, estamos tan tranquilos del reparto que hacemos, de los criterios, de modo que inmediatamente que se produce el reparto lo publicamos en el Boletín Oficial para que no haya lugar a dudas.

Sus acusaciones son una afirmación falsa y ellos lo saben. Comprendo que son la oposición y como no tienen de dónde tirar, se inventan argumentos como éste. Es un argumento falaz, no es verdad.

Sanear las cuentas de la institución ha sido otro de los objetivos en estos dos años. En el último pleno se aprobó una nueva inyección económica para los ayuntamientos por valor de 10 millones, procedentes del superávit de 2016.

Hemos conseguido un superávit importante, de más de 10 millones de euros gracias a una política económica también muy seria, muy consecuente. Hay que felicitar a todos y cada uno de los diputados, porque sus áreas han sabido gestionar perfectamente la economía, y fruto de esa seriedad y gestión coherente, razonable, tienen los resultados que tienen.

En estos dos años hemos invertido en los ayuntamientos más de 50 millones en obras y servicios. A esos 50 millones vamos a sumar en lo que queda de año otros 23,5 millones, de los cuales 10 son los que se aprobaron en el último pleno y que van a ir destinados a inversiones municipales, como pavimentación, arreglo de calles, colectores o sustitución del alumbrado público obsoleto por uno más eficiente. En definitiva, a aquellas inversiones que los ayuntamientos consideren necesarias en sus municipios.

En los próximos días se repartirán esos 10 millones y dentro de un par de meses, con los planes provinciales, destinaremos otros 8 millones más. A todo ello habrá que sumarle otros 5 millones que servirán a los ayuntamientos para gasto corriente. Algo que los ayuntamientos valoran muchísimo, puesto que no está condicionada a ninguna inversión y les ayuda a sanear sus cuentas.

Para los dos años que restan de legislatura, ¿cuáles van a ser los grandes objetivos?

Nuestros pilares de Gobierno han sido el empleo y los asuntos sociales, el compromiso social, que son nuestra marca de la casa. Hemos invertido en asuntos sociales más de 40 millones, firmado más de 730 convenios con colectivos que representan a toda la sociedad, e incrementado el presupuesto en materia social más de un 30 por ciento.

Otro pilar es el empleo. Hemos puesto 18 millones para Plan de Empleo en colaboración con la Junta de Comunidades, creando casi 10.000 puestos trabajo, una oportunidad de tener un sueldo para casi 10.000 familias, gracias al objetivo común y solidario de la Junta de Comunidades y la Diputación. También hemos invertido en 56 talleres de empleo, que han dado trabajo a 700 personas más.

Junto a ello la ayuda a los municipios, que es nuestra razón de ser, pero también se han hecho grandes esfuerzos en materia deportiva, con la puesta en marcha de programas innovadores, como el fútbol y fútbol sala de benjamines, que no existía; o sufragado el transporte de los niños participantes en el programa 3-18, de deporte en edad escolar, en colaboración con la Junta.

En materia de turismo se han abierto once puntos de información turística, algo importante no solo por la creación de once puestos de trabajo, sino también porque se han ubicado en lugares en los que hay un impulso turístico cierto, contribuyendo a dinamizar determinadas comarcas.

Hemos invertido muchos esfuerzos en dinamizar nuestra provincia y en ayudar, en poner en el centro de nuestras políticas a las personas, en ocuparnos de todo el  mundo, pero fundamentalmente de quien más nos necesita. Por ejemplo como lo hemos hecho con Afanion, cediendo a los padres y madres de niños con cáncer las mediáticas viviendas de Cardenal Cisneros; o el programa suscrito con Cruz Roja y la Consejería de Bienestar Social, de lucha contra la pobreza infantil, al que el año pasado destinamos 250.000 euros y este año lo hemos doblado.

Es la línea en la que queremos continuar los dos próximos años.

Y junto a esta continuación de lo ya emprendido, ¿habrá nuevas actuaciones? ¿Cuáles destacaría?

Sí, vamos a hacer cosas nuevas. Vamos a poner en marcha nuevos programas, como por ejemplo uno que se va a presentar el próximo mes de agosto, que consiste en una planta de biolíquidos. Se trata de una especie de biodiésel, que se obtiene a partir del plástico y que nos va a ayudar a reciclar 4.500 toneladas más de plástico, algo pionero en España.

También hay otro proyecto, que me gusta mucho, en el área social y que se desarrollará en los municipios pequeños. Se trata de un programa de fisioterapia domiciliaria, para los pueblos de menos de 1.500 habitantes. Vamos  a ayudar a los mayores a darse sus sesiones de fisioterapia con la ayuda de la Diputación en sus casas.

Algo que hemos hecho este año y de lo que me siento particularmente satisfecho ha sido la estrategia de igualdad de género en la Diputación, que ha llevado a la contratación de 9 agentes de igualdad, que han dado servicio a más de 80.000 personas. Ahora vamos a ir a los centros educativos, puesto que la educación es básica para la lucha contra la violencia machista. Queremos ir por los centros educativos a enseñar, a formar a los niños en igualdad de género. Creo que va a ser muy útil.

Vamos a poner en marcha el nuevo Parque de Bomberos de Orgaz, ya lo hemos licitado y adjudicado, y la obra va a empezar en unas semanas. Estará en marcha a finales de 2018 más o menos. También queremos hacer el de Ocaña y para ello ya hemos pedido a la alcaldesa que haga su trabajo, y realice los movimientos necesarios para convertir en solar una parcela rústica que se nos ha ofrecido y creemos que puede ser útil, siempre que podamos construir en ella.

Por otra parte, en el área de Cultura también vamos a ayudar a los municipios pequeños, llevándoles exposiciones que vamos a tener en el Centro Cultural San Clemente. Su reapertura ha sido otra de las cosas importantes que hemos hecho en lo que va de legislatura, puesto que se cerró de forma absolutamente injustificada y absurda. Este año hemos tenido más de 20.000 visitas. Algunas de sus exposiciones van a ser itinerantes; las vamos a llevar los municipios para que todos los habitantes de la provincia puedan disfrutar del arte y de la cultura.

Son muchas cosas las que queremos seguir haciendo. Fundamentalmente queremos seguir siendo útiles. En realidad, el objetivo fundamental de este Gobierno es ser útiles y creo que la gente se ha dado cuenta de que somos necesarios. La Diputación Provincial, que en algunas ocasiones ha estado tan denostada o puesta en entredicho, es una institución que bien gestionada es muy útil para los ciudadanos, fundamentalmente para aquellos de los municipios más pequeños, que generalmente son los que más necesitan.

Los 730 convenios que hemos firmado por un importe de varios millones de euros dan muestra de que cuando los gestores estamos comprometidos con la sociedad, las cosas funcionan bien, como tienen que funcionar.

Si te dedicas a hacer lo que no debes, generas una imagen negativa de la institución. Por ello creo sinceramente que uno de los mayores logros ha sido devolverle el prestigio a la Diputación Provincial, volver a la claridad, al color, a la luz haber salido de la etapa gris.

¿Llega al ecuador de la legislatura con alguna asignatura pendiente, algún proyecto que no haya podido llevar a cabo aún?

Estos dos años han sido muy prolíficos, muy intensos, de un trabajo constante con un ritmo frenético. Hemos hecho miles de cosas; estoy muy satisfecho y orgulloso del trabajo que hemos hecho como Gobierno de la Diputación Provincial de Toledo. Se podía haber hecho más, no lo sé, pero no hemos parado de trabajar, de liderar iniciativas, de ayudar a la gente en todas las áreas.

Que me hubiese gustado ir más rápido en algunas cosas, sí, pero al  final algunas cuestiones llevan un procedimiento; y los procedimientos son como son.

Me hubiese gustado haber terminado ya el Parque de Bomberos de Orgaz, en lugar de estar empezándolo ahora, pero al final los procedimientos son los que son.

Como me hubiese gustado finalizar ya con el tema de Ciudad de Vascos; pero al final los procedimientos, en este caso los judiciales que lo tienen parado, nos  ha condicionado mucho. El barco lo vamos a poner en venta ya. Hemos elaborado los pliegos para su licitación y en las próximas semanas estaremos en condiciones de publicar las bases para enajenarlo.

No tiene ningún sentido que la Diputación tenga un barco, que se compró para cruzar un embalse por el que está prohibido navegar. Una compra absurda, despilfarradora e irresponsable, pero no sólo el proyecto era inviable económicamente, sino que el estudio de viabilidad que contratamos nosotros -porque el equipo de Tizón fue tan irresponsable que ni siquiera lo hizo- nos dice que además de los 7 millones de inversión y los entre 400.000 y 500.000 euros de pérdidas anuales, no iba a generar ni empleo ni riqueza. No iba a dinamizar la comarca porque, en todo caso, se iba a dedicar a escolares y a asociaciones de mayores, que además tendrían casi imposible llegar al yacimiento arqueológico por las condiciones de accesibilidad. Había que ser un Indurain o un Contador para subir al yacimiento arqueológico desde el embarcadero. Además sólo podrían pasar dos viajes de 60 personas al día.

Algo absolutamente absurdo, inviable e  irresponsable. Estamos esperando a que se terminen todos los procedimientos judiciales para darle carpetazo definitivo al proyecto, algo que va a empezar con la venta del barco, que sí es algo inmediato.