Lunes, 26 de Junio de 2017 Actualizado: 12:27 h.

CONSECUENCIAS DEL 'NO' A LAS CUENTAS REGIONALES

Recortes que debe afrontar Castilla‑La Mancha tras el veto de Podemos a los Presupuestos

El incumplimiento del acuerdo presupuestario por parte de los diputados del partido morado dificulta el fin de las aulas prefabricadas, la financiación a las universidades, el Plan de Garantías Ciudadanas o los proyectos hospitalarios de Albacete y Puertollano, entre otros.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page | EFE
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page | EFE

TOLEDO.- El famoso Plan de Garantías Ciudadanas, la ambiciosa oferta de empleo público, el adiós a las aulas prefabricadas, la devolución del 1,5% del poder adquisitivo a los funcionarios, y las ayudas para la incorporación de los jóvenes al campo son solo algunas de las víctimas que el 'no' de Podemos a las cuentas del Gobierno de Emiliano García-Page para 2017 va a dejar en el camino. Una decisión "injustificada", "desleal" e "irresponsable" por parte de los dos diputados regionales de la formación morada, que tras el "paripé" puesto en escena en las Cortes, decidían romper sin previo aviso el acuerdo presupuestario negociado con los socialistas.

Así ha calificado el vicepresidente del Ejecutivo regional, José Luis Martínez Guijarro, el cambio del sentido del voto que protagonizó Podemos el pasado viernes y que, junto con los parlamentarios del Partido Popular, acabó tumbando los presupuestos autonómicos. Acompañado por el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, y tras el Consejo de Gobierno extraordinario celebrado este fin de semana en Toledo, Guijarro ha evaluado los daños y consecuencias del rechazo a las cuentas.

Un incumplimiento por parte de la formación morada cuyo acuerdo en materia presupuestaria se escenificó, recordaba Guijarro, el pasado 23 de enero, con una presentación pública del mismo por parte del portavoz de Podemos, David Llorente, y el propio Ruiz Molina, "tras muchas semanas de negociaciones y conversaciones", en las que se dio respuesta "a todas las peticiones" que se habían hecho. 

Entre ellas, la más importante puesta sobre la mesa, la inclusión del Plan de Garantías Ciudadanas, autodenominado como 'Plan Podemos' por el partido de Pablo Iglesias, que incluía el sistema de garantía de rentas y que en principio se cifraba en 100 millones pero para el que se consiguió llegar hasta los 120 millones. 

Un acuerdo "tirado por la borda" de manera "desleal", al haberse roto "sin ningún tipo de justificación, ni antes ni después", y de forma "irresponsable" por no haber medido las consecuencias de su decisión.  

Y es que desde Podemos no solo no presentaron enmienda a la totalidad, sino que no respaldaron e incluso criticaron la planteada por el PP. Actuaron con "absoluta normalidad" hasta el último momento, en el que, "de manera incomprensible", tomaron la decisión de no apoyar el presupuesto. Algo para lo que el Gobierno regional encuentra como única explicación en la situación interna de la formación morada castellano‑manchega, al encontrarse a un mes de la elección del nuevo secretario general y la renovación de sus órganos.  

Un proceso, cabe recordar, en el que ambos diputados, José García Molina y David Llorente, se perfilan como candidatos, y que con este inesperado golpe de efecto habrían tratado de "resolver" la situación interna que vive Podemos, incluidas las notorias discrepancias entre ambos.  

Según habría justificado el propio secretario general de Podemos Castilla-La Mancha al vicepresidente regional, las enmiendas tras las que ahora se escudan, y que apenas representan el 0,5% del presupuesto, respondían a la necesidad de mantener un cierto posicionamiento ideológico, pero sobre las que también era consciente que no iban a ser aprobadas. 

Para Martínez Guijarro es "muy grave" que Podemos haya tomado como "rehenes" a los ciudadanos de la región para solucionar cuestiones de carácter interno, del mismo modo que reprueba la "utilización" que han hecho de las Cortes regionales, donde radica la soberanía de los castellano‑manchegos, para "escenificar un teatro" durante las últimas semanas y muy especialmente en las últimas horas. Y es que si tenían la decisión tomada, como han dejado caer, "han estado engañando a los ciudadanos y abusando de la confianza de los diputados" que de manera normal han estado trabajando en la tramitación del presupuesto.

ASÍ AFECTA EL VOTO EN CONTRA DE PODEMOS

El primer recorte, ha detallado Martínez Guijarro, el propio Plan de Garantías Ciudadanas de Podemos, que al no haberse aprobado la Ley de Presupuestos, no se podrá desarrollar. "La mayor traición a los ciudadanos más necesitados de Castilla-La Mancha", cometida además por quienes no han dejado de "presumir" de las "bondades" del logro que habían conseguido, y que sin embargo han demostrado con sus actos lo poco que les importa. En este sentido, el vicepresidente regional ha asegurado que los diputados de Podemos han "dinamitado" la posibilidad de implantar un sistema de renta garantizada pionero, que serviría de ejemplo para otros territorios. 

También será "imposible" que los funcionarios puedan recuperar el 1,5% de la 'tasa Cospedal', alejándoles así de la senda de la recuperación de poder adquisitivo perdido durante la anterior legislatura. Una medida que, ha recordado Guijarro, estaba "suscrita" con los sindicatos, pero que resulta de imposible cumplimiento al no haberse aprobado los presupuestos.  

Del mismo modo tampoco se podrá aprobar la "ambiciosa" oferta pública de empleo por la que se había estado peleando con el Gobierno de España, con el objetivo de poder superar las tasas de reposición, pero sin presupuestos no podrá ir más allá de las plazas que en estos momentos estén dotadas y cubiertas por interinos en Castilla-La Mancha. "Donde no se dé esa circunstancia, será difícil que podamos incorporarla a una oferta pública de empleo", como por ejemplo en el caso de los agentes medioambientales.  

Pero los daños del 'no' de Podemos a los presupuestos tendrá más damnificados, como el sistema educativo, en el que no se podrá seguir avanzando en los acuerdos en materia de reducción de ratios e incluso habrá dificultad para cumplir con la reducción que se introdujo en septiembre de 2016, "porque estaba acordada con el proyecto de presupuestos para el año 2017", ha advertido Guijarro. Habrá así "dificultades" para atender las nóminas de esos 415 maestros y profesores que se incorporaron nuevos al sistema educativo, teniendo que "hacer ajustes presupuestarios para no tener que despedirlos". Reajustes, claro está, que "supondrán tener que dejar de hacer otras cosas para poder atender esa cuestión". Los 70 millones con los que estaba dotado el plan de infraestructuras para acabar con las aulas prefabricadas en colegios e institutos también quedan paralizados. 

Como tampoco habrá incremento para la financiación a las universidades, a pesar del enorme esfuerzo que costó alcanzar el acuerdo con la Universidad de Castilla-La Mancha y la Universidad de Alcalá; y habrá incluso dificultades para la adquisición de los terrenos previstos para el nuevo campus de esta última en Guadalajara.  

Daños que también llegan al área de Bienestar Social, en el que junto al plan de garantía de rentas también se verán afectados los usuarios de la ayuda a domicilio, al no poderse incrementar los convenios previstos para mejorar la atención a los dependientes de la región; se paralizará la apertura de centros de atención a mayores y a personas con discapacidad, como el Centro de Atención a Personas Gravemente Afectadas de Talavera de la Reina, cerrado desde hace 4 años y para cuya apertura se había contemplado una partida en estos presupuestos.  

En materia sanitaria, sin presupuestos en 2017 se paralizará el plan de renovación tecnológica del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, que habría permitido reducir los tiempos y mejorar la atención a los ciudadanos; y los proyectos de los hospitales de Albacete y Puertollano también se verán perjudicados. 

Por otra parte en materia de Agricultura, ha explicado el vicepresidente del Gobierno, habrá dificultades para atender todas las solicitudes para la incorporación de jóvenes, uno de los compromisos que el Gobierno había asumido, y para el que se necesitaba un incremento importante de la partida. Se tendrán que paralizar los proyectos de regadío en Cogolludo y Elche de la Sierra, y no se podrá acometer la retirada de neumáticos fuera de uso en distintos vertederos ilegales ubicados en la región. 

Pero además, ya en materia de Transporte, habrá "dificultades" para mantener el convenio con la Comunidad de Madrid y no se podrá poner en marcha la tarjeta joven prevista para este año. Problemas que también habrá para la ejecución de nuevas infraestructuras en materia de carreteras y de abastecimiento. 

En el área de Empleo queda en riesgo el programa dirigido a los mayores de 55 años, así como la puesta en marcha de un plan de autoempleo. También será imposible la puesta en marcha del plan de retorno de talento, con el que se pretendía ofrecer una oportunidad para regresar a la región a aquellos jóvenes que tuvieron que emigrar. 

En materia de formación, el Centro Nacional de Formación Aeronáutica de Illescas y el Centro Regional de Formación de la Artesanía en Talavera tendrán serias dificultades para salir adelante. 

También avanzar en la lucha contra la violencia de género se hará más cuesta arriba, al poner en riesgo este incumplimiento del acuerdo presupuestario la incorporación de educadores sociales a los recursos de acogida para las víctimas de violencia de género, o la puesta en marcha del programa de atención a víctimas de agresiones sociales.  

Ejemplos todos ellos de las consecuencias del veto de PP y Podemos a los Presupuestos, aunque ‑advertía Martínez Guijarro‑ "todavía hay muchas más medidas que se quedan en el tintero". Algo que supone una "ralentización" de la recuperación social que se había iniciado en Castilla-La Mancha tras el fin del Gobierno de María Dolores de Cospedal.