Miércoles, 22 de Noviembre de 2017 Actualizado: 13:43 h.

CUENTAS REGIONALES DE LA JUNTA PARA 2018

Podemos deja abierta la posibilidad de otra espantada presupuestaria a Page

El líder autonómico de la formación morada y vicepresidente segundo de Castilla-La Mancha, José García Molina, advierte que el acuerdo alcanzado con el PSOE es para iniciar la tramitación parlamentaria de los Presupuestos de 2018, "no para su aprobación".

García Molina e Inmaculada Herránz, miembros de Podemos en el Gobierno regional
García Molina e Inmaculada Herránz, miembros de Podemos en el Gobierno regional

TOLEDO.- El vicepresidente segundo de Castilla-La Mancha y líder regional de Podemos, José García Molina, ha advertido, "para que no haya confusiones y nadie se lleve a engaño", que lo aprobado este martes en Consejo de Gobierno, y con lo que Podemos está de acuerdo, es el inicio de la tramitación parlamentaria del Presupuesto de la Junta para 2018.

"Quiero insistir en estas palabras, tramitación parlamentaria de las cuentas, no aprobación", ha indicado García Molina a los periodistas en rueda de prensa tras aprobar el Consejo de Gobierno el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de 2018, del que ha dicho que indica una tendencia "positiva".

A su juicio, hoy se ha dado el "pistoletazo de salida" a la tramitación parlamentaria del presupuesto y ahora llega otro "tiempo", el de seguir negociando y "limando" las cuentas, al que la formación morada llega con "vocación de diálogo" y negociación.

García Molina ha manifestado que "cuando hay vocación de negociar las cosas nos van a mejor a todos" y respecto a si vislumbra que pueda no haber acuerdo para aprobar el Presupuesto en las Cortes ‑como ocurrió en abril‑ ha señalado: "quiero pensar que no, espero que este tiempo nos haya servido a todos para aprender algunas cuestiones".

Con todo, ha apuntado que "siempre" habrá "algún" colectivo que cuando se publique el proyecto de Presupuestos "nos pueda decir" que se pueden incorporar mejoras, en cuyo caso "tendremos que sentarnos" a hablar con el PSOE.

Pero también ha subrayado que serán "cuestiones más de detalle o de letra pequeña" porque en el grueso del proyecto han estado trabajando "prácticamente" desde que se aprobó el Presupuesto de 2017, el pasado 1 de septiembre.

Respecto a si Podemos prevé presentar enmiendas y supeditar su aprobación al apoyo de las cuentas, Molina ha asegurado que este tema debe debatirse en el grupo parlamentario pero ha opinado que sería "lógico" presentar alguna enmienda e incluso llevarla negociada con el PSOE.

Sobre si las cuentas autonómicas podrían tener luz verde antes de final de año, ha afirmado que dependerá de la tramitación parlamentaria, aunque la disposición de Podemos es que sea "lo más ágil, leal y honesta posible".

En este sentido, José García Molina ha recalcado que "cuánto más fácil nos lo pongamos unos a otros" antes se aprobarán.

A preguntas de los periodistas sobre si este Presupuesto supone la estabilidad del Ejecutivo que preside el socialista Emiliano García-Page hasta el final de la legislatura, ha respondido que a Podemos le interesa la "estabilidad" de Castilla-La Mancha y que los ciudadanos tengan garantías de una vida "un poco mejor".

"En eso estamos trabajando. Si el Gobierno va en esa línea seguiremos, porque en eso creo que coincidimos", ha enfatizado.

García Molina ha dejado claro que "de momento" PSOE y Podemos se están entendiendo en lo esencial. "Habrá cuestiones de matiz que podremos negociar y otras en las que va a ser muy difícil que nos pongamos de acuerdo y que habrá que dejar en un segundo o tercer lugar. Eso es la democracia, la negociación y la acción de gobierno compartida", ha explicado.

El secretario autonómico del partido morado ha reconocido que las partidas son limitadas y no alcanzan a todas las necesidades de la región ni a hacer las cosas "tan rápido como a todos nos gustaría", pero son un "paso decisivo" en asuntos relativos al empleo, la lucha contra la pobreza y los sectores estratégicos de la región.

En cuanto a la pobreza, ha destacado que el Plan de Garantías Ciudadanas, aprobado hoy en el Consejo de Gobierno y que gestiona la consejera Inmaculada Herranz, también de Podemos, incluye un "aumento significativo" de 24 millones de euros y un incremento de casi el 50 por ciento del dinero destinado al ingreso mínimo de solidaridad ‑de 10,5 a 15,5 millones de euros‑.

También ha señalado que el presupuesto incluye el pago del verano a los docentes interinos y reducir sus horas lectivas, algo que era "discriminatorio" respecto a otras comunidades autónomas.