Domingo, 20 de Agosto de 2017 Actualizado: 13:46 h.

MEMORIA HISTÓRICA

Un juez no autoriza la retirada de los símbolos franquistas de la catedral de Cuenca

El permiso judicial fue solicitado por el Ayuntamiento conquense después de aprobar en octubre de 2016 una moción para exigir al Obispado la eliminación de tres escudos de Falange y una inscripción sobre José Antonio Primo de Rivera.

Inscripción en homenaje a José Antonio Primo de Rivera en la catedral de Cuenca
Inscripción en homenaje a José Antonio Primo de Rivera en la catedral de Cuenca

CUENCA.- El Ayuntamiento conquense se queda sin autorización para retirar los símbolos franquistas de la catedral de Cuenca. A través de un auto, el Juzgado Contencioso Administrativo número 1 de Cuenca ha denegado a la institución municipal la eliminación, de forma subsidiaria, de los emblemas de la dictadura que se encuentran en la fachada del edificio religioso.

En un comunicado, el Ayuntamiento de Cuenca ha informado del auto del juez por el que no se permite que la administración local retire los tres escudos de Falange y una inscripción sobre José Antonio Primo de Rivera que tiene la Catedral.

El permiso judicial fue solicitado por el Consistorio para ejecutar un acuerdo adoptado en el Pleno de la Corporación conquense, que en octubre de 2016 aprobó una moción para exigir al Obispado que retirara la simbología franquista de la fachada lateral de la Catedral en un mes.

El auto del juzgado, según el Ayuntamiento de Cuenca, sigue el criterio mantenido en supuestos similares, ya que no autoriza la ejecución subsidiaria a la espera de lo que resulte de la tramitación de dicho procedimiento, a fin determinar su proceden o no los acuerdos del Pleno que ordenan la retirada de la simbología franquista.

Queda por ver si el Consistorio conquense retirará las subvenciones al Obispado si persiste en no eliminar los símbolos franquistas que se localizan en su propiedad, una opción que recoge el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica y que también contempla un informe elaborado por la propia administración local en julio de 2016.