Lunes, 11 de Diciembre de 2017 Actualizado: 10:40 h.

SUCESO

Un niño refugiado paquistaní de dos años es atropellado nada más llegar a España

El menor, que acababa de llegar a Cuenca, fue arrollado por un coche mientras sus padres eran atendidos por Cruz Roja. Debido a su estado de gravedad se le trasladó en helicóptero al Hospital de Albacete, donde permanece ingresado.

Actuación de los servicios de emergencia de Castilla‑La Mancha | Archivo
Actuación de los servicios de emergencia de Castilla‑La Mancha | Archivo

CUENCA.- "Estable, dentro de la gravedad", así se encuentra el niño refugiado de dos años que este lunes era atropellado en Cuenca y que permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos del Hospital General de Albacete.  

El pequeño acababa de llegar a la ciudad castellano‑manchega junto a sus padres y otro grupo de refugiados, todos ellos de origen paquistaní. Estaban siendo atendidos por miembros de Cruz Roja, cuando en un despiste el niño salió a la calzada, delante de un coche que estaba estacionando.  

El conductor de un primer vehículo, que circulaba por el carril derecho, sí tuvo tiempo de ver al menor y frenar, no así quien iba por el carril izquierdo, dando un fuerte golpe al pequeño, tal y como detallaban fuentes de la Policía Local conquense.  

El accidente tenía lugar pasadas las once y media de la mañana, en una de las principales vías de la ciudad, la calle Fermín Caballero, en las inmediaciones de la estación de autobuses, a la que acababa de llegar el grupo de refugiados en el que se encontraba el menor junto a sus progenitores.  

En el mismo lugar del suceso, el niño fue atendido por una UVI móvil, que trasladó al menor hasta el servicio de Urgencias del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, en estado muy grave. Tras una primera valoración, los sanitarios decidieron trasladarle en un helicóptero medicalizado hasta Albacete, donde permanece ingresado. 

Hasta el lugar del accidente se desplazaban también efectivos de Policía Local y agentes de movilidad. 

Tanto el pequeño, que se encuentra ingresado en el Hospital General de Albacete, como sus padres y el resto de componentes del grupo que este lunes llegaba a Cuenca, forman parte del cupo de acogida de refugiados comprometido por el Gobierno de España. 

Precisamente era el pasado mes de octubre cuando las provincias de Cuenca y Guadalajara se sumaban a la acogida de refugiados a través de Cruz Roja Española, procedentes de Siria. 

La atención que se presta desde esta organización a las familias que huyen de la guerra es continua. Tras un periodo inicial de adaptación, el objetivo es que los refugiados puedan ser independientes, para lo que se les ayuda en la búsqueda de un empleo.