Miércoles, 28 de Septiembre de 2016 Actualizado: 00:59 h.

PIERDE TODAS LAS DISTINCIONES CONCEDIDAS POR LA CIUDAD

Franco deja de ser alcalde honorario de Tomelloso

Tras una votación unánime de todos los partidos, la localidad ciudadrealeña da un paso más en cuanto a la supresión de distintivos que suponen un enaltecimiento de la dictadura.

Votación en el pleno del Ayuntamiento de Tomelloso | Foto Archivo
Votación en el pleno del Ayuntamiento de Tomelloso | Foto Archivo

Después de casi cuarenta años de democracia, el dictador Francisco Franco Bahamonde ha dejado de ser alcalde honorario de la localidad ciudadrealeña de Tomelloso. Concretamente, ha tenido que ser un joven equipo de Gobierno socialista el que, con Inmaculada Jiménez al frente de la Alcaldía, decidiera llevar a un pleno municipal la retirada de las distinciones honoríficas que incumplían la Ley de Memoria Histórica.

Pues bien, tras una votación unánime de todos los grupos municipales, Tomelloso ha dado un paso más en la supresión de distintivos que suponen un enaltecimiento del régimen franquista, ya que el dictador no era solamente “Alcalde Honorario a perpetuidad de la Municipalidad de Tomelloso”, un reconocimiento que obtuvo el 25 de septiembre de 1967, sino que también se le ha tenido que revocar la Medalla de Oro de la ciudad que se le concedió tras un acuerdo ratificado por el pleno extraordinario el 27 de diciembre de 1973.

Una cuestión de justicia social

Sobre este asunto, la concejala de Recursos Humanos y Régimen Interior, Ana María Martínez, ha declarado a periodicoclm.es que “aparte de que la Ley de Memoria Histórica obliga a las administraciones públicas a retirar las menciones honoríficas concedidas a figuras relacionadas con la dictadura”, también se trata de “una cuestión de justicia social”.

En este sentido, la edil socialista no considera que la figura de Francisco Franco Bahamonde merezca que el Ayuntamiento de Tomelloso le rinda ningún honor con la Medalla de Oro de la ciudad, y menos aún con la figura de alcalde honorífico a perpetuidad, un término que como ha explicado “entra en conflicto con la propia democracia, aunque la figura sea simbólica”.

Efecto simbólico

Preguntada sobre su opinión con respecto a que esta decisión haya tardado casi medio siglo en llegar, Martínez ha explicado que “hay grupos políticos que se escudan en que, una vez que el dictador murió, esas menciones dejaron de tener efecto jurídico”, pero ha señalado que “sí tienen un efecto simbólico”.

Para finalizar, la concejala del PSOE ha dicho que “además de cumplir la Ley, el retirar condecoraciones a figuras del franquismo también está en el espíritu de este equipo de Gobierno”.