Lunes, 11 de Diciembre de 2017 Actualizado: 05:09 h.

DIVISIÓN EN LA FORMACIÓN MORADA

Dimite en bloque la cúpula de Podemos en Ciudad Real, contraria a gobernar con Page

Los cargos salientes difunden un comunicado para explicar su renuncia. El partido morado se queda así con un único Consejo Ciudadano en todas las capitales provinciales de la región tras ser disueltos también los de Toledo, Cuenca y Guadalajara.

Rubén Gude, Darío Rodríguez, Juana Serrano y Jesús Núñez, entre los dimisionarios
Rubén Gude, Darío Rodríguez, Juana Serrano y Jesús Núñez, entre los dimisionarios

CIUDAD REAL.- “La decisión de entrar en el Gobierno del PSOE en Castilla-La Mancha es la guinda que nos imposibilita seguir representando al partido en nuestra ciudad”. Con estas palabras, el Consejo Ciudadano de Podemos en Ciudad Real ha anunciado hoy su dimisión en bloque debido a las discrepancias que mantiene con la cúpula regional, algo que deja a la formación morada con un único órgano de dirección política activo en todas las capitales provinciales, el de Albacete, después de que fueran disueltos los de Toledo, Cuenca y Guadalajara.

En un comunicado, la cúpula ciudadrealeña del partido morado critica que la alianza con el socialista Emiliano García-Page “se aleja tanto de las formas que queríamos cambiar en política y los objetivos que pretendíamos conseguir”, algo que les “obliga a dar un paso al lado para que sean otros los que defiendan un tipo de política con la que ya no nos sentimos identificados”.

Señalan los dimisionarios que “no tiene sentido remar contra corriente cuando en ese esfuerzo no se está aportando nada positivo para la ciudadanía”, indicando además que “algo ha fallado en la construcción de Podemos como fuerza política para la gente, porque cada vez son más los que se alejan del partido”. Según el Consejo Ciudadano de la formación morada en Ciudad Real, “Podemos empieza a caracterizarse por lo que ya existía antes, aunque con diferentes siglas y símbolos”.

“Hoy, Podemos en Castilla-La Mancha no es para nosotros el partido al que nos integramos en 2014 y por tanto, no tiene sentido seguir representándolo”, explican en un texto en el que también piden "disculpas" a aquellos compañeros “que se hayan visto decepcionados por nuestras decisiones” y a los ciudadanos “por no haber sabido construir a nivel local una alternativa mejor a lo ya existente”.

"Nos vamos con la cabeza alta y los bolsillos vacíos, en la esperanza de que dentro de un tiempo volvamos a reconocer el espíritu del 15M dentro o fuera de Podemos. Dimitimos de nuestros cargos, pero seguiremos defendiendo lo que nos trajo aquí", finalizan su escrito, en el que también valoran todo lo que ha sucedido en las entrañas de la formación morada desde la primavera de 2014.

"PODEMITAS DE OTOÑO"

Asimismo, la dirección de Podemos en Ciudad Real justifica su decisión porque tras el "éxito incontestable" que obtuvo la formación morada en las elecciones europeas del 2014 y el sucesivo crecimiento en las encuestas "empezaron a ocurrir cosas inesperadas", como la llegada de "personas vinculadas anteriormente a otros partidos de la izquierda tradicional y el sindicalismo clásico", que se convirtieron "de facto" en los "representantes no oficiales del partido en la provincia y en Castilla-La Mancha".

Su aparición en la formación fue básica para "organizar y estructurar las listas de las candidaturas de Pablo Iglesias a los procesos internos que se celebraron a nivel autonómico a comienzos de 2015", han asegurado. Y añaden que, de este modo, "podemitas de otoño recién llegados pasaron, sin haber pisado un Círculo, de estar combatiendo a Podemos en otros partidos, a controlar la formación a nivel regional en muy pocos meses, gracias a las amistades y confraternizaciones con determinadas personas de Podemos en Madrid".

En aquel instante, “no solo el Consejo Ciudadano regional se convirtió en un órgano monocolor dónde aquellos que disentían se vieron abocados al desprecio, menosprecio, insulto o ninguneo constante, forzándoles a abandonar el órgano o a mantenerse en la marginalidad, sino que aquellos órganos locales que les salieron rana a los podemitas de otoño, fueron humillados o ninguneados, a veces públicamente, si disentían lo más mínimo de ellos”.

En su comunicado, el Consejo Ciudadano que sale de Podemos critica al líder de Podemos en Castilla-La Mancha, José García Molina, al que acusan de "haberles humillado", tras haber apoyado otra lista distinta a la suya. “No estamos en condiciones de luchar con compañeros en batallas sin escrúpulos, ni hemos venido aquí a eso. No hemos sido respaldados después de nuestra elección por ninguna cúpula política, ni regional ni estatal, tan sólo por compañeros de nuestro Círculo” y de la región que, a juicio de los dimisionarios, “observan atónitos como el partido se rige por los bandazos de la ambición personal y el amiguismo que ejerce la cúpula autonómica, siempre con la santificación de nuestro secretario general, Pablo Iglesias, y el secretario de Organización, Pablo Echenique”.