Sábado, 10 de Diciembre de 2016 Actualizado: 08:47 h.

UN VECINO DE MIGUELTURRA Y OTRO DE POZUELO

Detienen a las personas que tiraron dos podencas desde una furgoneta en marcha en Ciudad Real

Estuvieron retenidas y el único alimento que tenían eran sus propias heces. Desde la protectora aseguran que es el peor caso de maltrato animal que han visto en los últimos treinta y cinco años.

La Guardia Civil de Ciudad Real ha detenido a dos personas como supuestas autoras de un delito de maltrato y posterior abandono de dos perras podencas, en mal estado de salud, en una calle de Ciudad Real.

Según ha informado la Delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha en un comunicado, la detención se ha producido después de que el pasado mes de junio el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) de Ciudad Real iniciara una investigación a raíz de la denuncia realizada por la protectora de animales ‘La Bienvenida’ de que se hacía eco periodicoclm.es, en la que se informaba del abandono de dos perras podencas en malas condiciones de salud en una calle de la zona universitaria de la ciudad.

Los animales presentaban heridas y sintomatología de diversas enfermedades y un avanzado estado de desnutrición y deshidratación cuando fueron abandonados, situación que fue apreciada por los facultativos que atendieron a los perros tras ser hallados.

Según indican las autoridades, la investigación se centró, desde un primer momento, en la identificación y localización del vehículo utilizado por los presuntos responsables para cometer el abandono.

Asimismo, explican que para conseguir esta identificación resultó crucial, entre otras investigaciones, el análisis de numerosas actuaciones relacionadas con la protección de animales domésticos realizadas por el Seprona en la provincia, lo que condujo a los investigadores hasta una actuación realizada en Miguelturra en abril de este año, en la que se había detectado un vehículo de las mismas características que el visto por los testigos del abandono.

Un hombre de Miguelturra y otro de Pozuelo de Calatrava

La identificación de este vehículo culminó las investigaciones ya realizadas, por lo que una vez reconocido tanto el vehículo como su propietario y un familiar de éste por diversos testigos, efectivos del Seprona de Ciudad Real, han detenido a dos hombres, de 56 y 33 años, vecinos de las localidades ciudadrealeñas de Miguelturra y Pozuelo de Calatrava, respectivamente.

Cabe destacar que esta actuación se enmarca dentro de la campaña "Yo sí puedo contarlo", contra el maltrato animal, que el Seprona puso en marcha a nivel nacional en julio y cuyo objetivo es tratar de concienciar a los ciudadanos para que promuevan las medidas necesarias en la protección, ordenación y bienestar de los animales de compañía y denuncien las conductas contrarias al bienestar de los animales domésticos de las que tengan conocimiento.

El peor caso de maltrato en treinta y cinco años

Este terrible suceso tuvo lugar el pasado 11 de junio, tal y como informó en su momento a periodicoclm.es la protectora ‘La Bienvenida’, desde donde destacaron que fueron dos mujeres que paseaban por la zona universitaria de este municipio castellano-manchego las que vieron como lanzaban a dos podencas desde una furgoneta en marcha.

Según explicó Gema Hernández, portavoz de la asociación, las perras se encontraban en un “estado lamentable” y lo impactante de este caso fue que estos animales no estuvieron abandonados, sino que “los tuvieron retenidos”.

“Es el peor caso de maltrato que hemos visto en treinta y cinco años de vida de esta asociación”, aseguró Hernández, quien añadió que “seguramente el único alimento que tenían eran sus propias heces”.

Sobre este asunto, la representante de este colectivo animalista afirmó que “este episodio supera la propia definición de maltrato”, razón por la que lo calificó como “un acto de crueldad”. “Los autores de esta barbarie se han estado esperando a abandonarlas cuando estaban prácticamente muertas”, aseguraba.