Sábado, 10 de Diciembre de 2016 Actualizado: 03:06 h.

IV ESCUELA DE OTOÑO DE CCOO CASTILLA-LA MANCHA

La catástrofe de los refugiados: un síntoma de la deriva negativa de la UE

José Antonio Moreno, representante de CCOO en el Comité Económico y Social Europeo, ha participado en el evento organizado por su sindicato en Ciudad Real para reclamar “una política migratoria realista, eficaz y ágil”.

José Antonio Moreno, a la izquierda, durante la escuela de otoño de CCOO
José Antonio Moreno, a la izquierda, durante la escuela de otoño de CCOO

CIUDAD REAL.- José Antonio Moreno, representante de CCOO en el Comité Económico y Social Europeo, afirma que “la catástrofe humanitaria de las personas refugiados es un síntoma de la deriva negativa del modelo de construcción de la Unión Europea”.

Moreno, que ha participado hoy en Ciudad Real en la IV Escuela de Otoño de Comisiones Obreras, en la que han participado 300 sindicalistas, ha señalado que el deterioro del modelo europeo genera un deterioro tanto del modelo de protección internacional como de acogida.

“La UE atraviesa una crisis sistemática que viene gestándose desde hace mucho tiempo. Precisamente desde que se optó por avanzar en un modelo de unión económica o economicista en detrimento de un mayor grado de unidad política y sobre todo social”, ha dicho Moreno.

“Un modelo europeo caracterizado por el egoísmo individualista de carácter ultraliberal, especialmente en algunos países, con la notoria ausencia de directrices políticas comunes de cohesión desde la UE, e intensificado este proceso como consecuencia de la crisis económica, ha generado un desarraigo y un desafecto de la ciudadanía europea para con la propia UE, lo que se traduce en un total desinterés y desinformación respecto a las cuestiones como es la política de asilo. La población ya no se identifica con el modelo de construcción de la UE”, argumenta el sindicalista.

“Se ha optado por un modelo erróneo. Se busca una Unión Europea de 500 millones de consumidores, no una UE de 500 millones de ciudadanos y ciudadanas”, ha indicado.

Moreno ha explicado que “desde el ámbito sindical y la sociedad civil se ha venido reclamando que otra UE era posible, desarrollando para ello estrategias de ampliación y consolidación del núcleo de derechos humanos, políticos, sociales, económicos y culturales tanto de la Carta Social Europea como de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE”.

“La Confederación Europea de Sindicatos, el Comité Económico y Social Europeo y CCOO venimos reclamando que se haga una política migratoria realista, eficaz y ágil que genere llegadas normalizadas de personas y que se garantice en los 28 países de la Unión Europea un mismo marco jurídico de asilo”, ha asegurado.

“Nos encontramos sin un sistema común de asilo en la UE porque, por un lado, los estados no han cumplido su obligación y, por otro, las instituciones de la UE especialmente la Comisión, como guardiana de los Tratados, no ha tenido a bien, o no ha podido, obligar a los Estados a su implementación”.

El representante de Comisiones Obreras ha afirmado que las instituciones de la UE, y especialmente los propios estados miembros, “han estado perdiendo un tiempo vital desde el comienzo de la guerra en Siria hace 5 años: era entonces cuando deberían haber desarrollado con tiempo y planificación estrategias de acogida. Sin embargo, se optó por la táctica del avestruz: entender cínicamente que era una cuestión regional que afectaba sólo a Turquía. Cuando más de 3.000.000 personas han buscado protección en territorio turco y han perdido la esperanza, el ‘vaso turco’ ha rebosado y el flujo es imparable hacía el oasis de la UE”.

Ante esta crisis migratoria, la UE en un intento desesperado por eludir su responsabilidad pone sobre la mesa la propia relación de Turquía con la UE a través de un “documento” -cuya validez y categoría jurídica a día de hoy sigue siendo dudosa- donde trata de primar los “intereses” de los estados miembros de la UE antes que el propio cumplimiento de las obligaciones internacionales derivadas de las responsabilidades que fija la Convención de Ginebra de 1951.

La UE lejos de proteger a las personas migrantes y refugiadas, alcanza acuerdos como el firmado con Turquía. Un acuerdo ilegal e inmoral y que es una auténtica vergüenza, cuya aplicación debe suspenderse de inmediato puesto que no se están respetando los derechos fundamentales.

“Es urgente un cambio en las políticas europeas en materia de migración y asilo, que se habiliten vías legales y seguras para que las personas que huyen de sus países en busca de protección no tengan que arriesgar su vida en rutas peligrosas y acaben muriendo, y que se garantice una acogida digna y una adecuada protección que incluya la atención sanitaria y el respecto a los derechos humanos”.

El sindicalista ha hecho hincapié en que “con los refugiados no cabe solidaridad, sino que es una responsabilidad. No se trata de ser solidarios con las personas que huyen y que buscan protección, sino que se trata de cumplir obligaciones internacionales, es una cuestión de responsabilidad”.

“La catástrofe humanitaria de las personas refugiadas en un problema de primera magnitud, tanto para la UE como para España. Es urgente frenar la intolerable violación de derechos humanos que se está produciendo. Son necesarias políticas que sitúen a las personas y a sus derechos en el centro y cumplan con la legalidad europea e internacional”, concluye Moreno.