Sábado, 21 de Octubre de 2017 Actualizado: 01:25 h.

Agresiones transfóbicas, homófobas y machistas enturbian la Feria de Albacete

Las fiestas se saldan con una doble agresión a un joven transgénero, al que golpearon en el ojo tras llamarle "maricón de mierda", y una persecución a un chico gay. En cuanto a los ataques machistas, se han producido 6 agresiones físicas, una violación y 3 casos de acoso.

Concentración en el Ayuntamiento de Albacete para reivindicar una Feria sin acoso
Concentración en el Ayuntamiento de Albacete para reivindicar una Feria sin acoso

ALBACETE.- Albacete cerraba la Puerta de Hierros la medianoche de este domingo y ponía así punto final a la Feria 2017. Diez días de celebración durante los cuales el recinto ferial ha sido también escenario de diversas agresiones, tanto de carácter machista como contra el colectivo LGTBI. Una de estas últimas se producía la madrugada del sábado al domingo, en torno a las cinco de la mañana, en el paseo de la Feria, que se saldaba con leves lesiones en un ojo y una denuncia en comisaría.   

La agresión se producía cuando la víctima, un chico transgénero, se encontraba paseando con su pareja y un voluntario de los 'brazaletes morados' ‑de la campaña 'Feria sin acoso'‑ que acababa de terminar su turno. Sin mediar palabra, un individuo, al que la víctima describe en su denuncia como "un joven alto, de etnia gitana" se acercó a él y tras insultarle, llamándole "maricón de mierda", le propinó un golpe en el ojo izquierdo, haciendo caer las gafas que llevaba al suelo.  

Tras el golpe, el agresor huía inmediatamente de la zona, sin dar tiempo a detenerle. Desde el Colectivo Abanico, del que la víctima forma parte, explican que "todo sucedió muy rápido". El joven fue acompañado al puesto de atención de urgencias, donde recibió asistencia y se emitió el parte de lesiones, con el que posteriormente acudía a la comisaría de Policía Nacional para presentar la correspondiente denuncia, tal y como explicaba en declaraciones a PeriódicoCLM uno de los portavoces del Colectivo Abanico, Carlos Beltrán. 

Un caso de violencia contra el colectivo LGTBI que no ha sido el único durante la Feria de Albacete de este año, puesto que según relatan desde Abanico, esta misma persona sufría otra agresión en días anteriores, aunque en este caso no fue denunciada al ser el atacante un conocido de la víctima. Todo sucedía cuando el chico transgénero se acercaba a una conocida de su barrio, que está embarazada, a preguntarle cómo se encontraba; momento en el que la pareja de la chica se acerca y empieza a insultarle, empujándole, todo ello "sin venir a cuento". Una agresión que la víctima ha preferido no denunciar, según ha explicado a los responsables de Colectivo Abanico, por "miedo" a que la situación empeore y puedan tomar represalias contra él. 

Otro ataque sobre el que sí se presentó denuncia fue el sufrido por un chico gay que fue "perseguido" por la zona de las carpas, recibiendo todo tipo de insultos e instándole a dar a los agresores todo lo que llevaba. Asimismo, y aunque "no queda claro que sea un delito de odio", también el colectivo tenía conocimiento de otro caso, un robo con violencia en el que no se produjeron insultos. 

Desde el colectivo Abanico se preguntan "hasta cuándo" las personas LGTBI van a tener que "aguantar a impresentables" que tengan "el privilegio de no respetar" su derecho a amar. Reclaman así su derecho a "amar sin miedo" y ser libres de agresiones homófobas y tránsfobas. 

Un Colectivo Abanico que en esta Feria 2017 ha colaborado con el colectivo feminista Torre Púrpura en el desarrollo de la campaña 'Feria sin acoso', dentro de la cual se han activado los denominados 'puntos morados' de atención y acompañamiento ante posibles agresiones y situaciones de acoso. 

Una campaña de la que Torre Púrpura y Colectivo Abanico harán balance en estos días, pero que de momento arroja datos preocupantes que hablan de intolerancia y violencia contra las mujeres y contra el colectivo LGTBI. En concreto, y según detallaba la asociación feminista albaceteña, durante los primeros cinco días de Feria, se registraron seis agresiones físicas, una violación y tres casos de acoso de carácter machista, siendo precisa también su intervención en otras tres situaciones de conflicto de pareja, en las que se llegó al contacto físico, y las amenazas sufridas por las propias voluntarias del punto morado. 

Por su parte, desde Colectivo Abanico constatan tras esta Feria 2017 que las agresiones homófobas y transfóbicas siguen produciéndose, "mayoritariamente a nivel verbal". En este sentido, Beltrán reconoce que este tipo de agresiones "siempre han existido", pero habían estado "silenciadas". 

A través de su colaboración en la campaña 'Feria sin acoso', Abanico, que también se define como colectivo feminista, ha querido "dar cobertura a las mujeres, en su amplio ser", frente a los casos de violencia física y verbal hacia ellas que se siguen produciendo. Han tratado así, de la mano de Torre Púrpura, de darles "seguridad", de que todas las mujeres "no sintieran miedo" y pudieran disfrutar de una Feria "sin vejaciones, sin acoso".